Domingo, 12 de abril de 2009

To?o 'Para ser portero no hay que estar loco'

Antonio Rodríguez Martínez 'Toño' (Alicante, 17-12-1979) cumple su cuarta temporada en Santander. Llegó con la vitola de haber conseguido el Trofeo Zamora como cancerbero menos goleado en Segunda División, pero no se adueñó de la portería racinguista hasta su segunda temporada en el club. La pasada edición compitió hasta los últimos partidos con Casillas y Víctor Valdés por ser el portero que menos tantos encajó en Primera. Este año lleva el mismo camino. Junto a su mujer, Carmen, está plenamente integrado en la ciudad. 

-Nació en Alicante, pasó algunos años de su infancia en Mallorca, luego regresó a la Comunidad Valenciana, más tarde Huelva y ahora Santander... supongo que siempre tendría la maleta preparada. 

-En Alicante tengo a buena parte de mi familia pero a los pocos años, por el trabajo de mi padre, nos trasladamos a un pequeño pueblo de Mallorca, Pollença. De allí tengo muy buenos recuerdos, es un sitio pequeño, muy familiar, casi todo el mundo se conoce y, cuando eres un crío, eso es muy bueno porque puedes hacer la mayor parte de la vida en la calle. Al regresar a Alicante me parecía muy grande. Al principio me costó un poco el cambio pero enseguida me adapté y fue allí donde comencé a jugar al fútbol en serio. En Pollença jugaba con los amigos y vecinos en la calle, no estaba federado, no pertenecía a ningún equipo. Mis hermanas me veían cualidades, me animaron y, me apunté al equipo del barrio, el Betis Florida. Después me fichó el Hércules para sus categorías inferiores. 

-Imagino que siendo el pequeño y el único varón sus hermanas le tendrían en palmitas. 

-Un poco sí, no me puedo quejar. Me apoyaron mucho y me animaron a que jugara al fútbol. Luego ya, en el Hércules, tuve la fortuna de encontrar técnicos que me ayudaron a llegar a Primera División. Me quedo con muchos pero guardo un gran recuerdo de Teodoro Rastrojo, un gran entrenador que ha hecho mucho por el fútbol base en Alicante. 

-También tendrá un recuerdo especial para Marcelino. 

-Coincidí en el Recreativo de Huelva y tanto personal, como colectivamente, no se puede pedir más, puesto que ascendimos a Primera División. En el plano individual estoy muy contento con el rendimiento que obtuvo de mí. Luego nos reencontramos en el Racing y conseguimos algo histórico, la clasificación para la Copa de la UEFA. Pero no quiero olvidarme del técnico actual, Juan Ramón López Muñiz, que me ha dado la oportunidad de participar en la competición continental y en la Liga. Creo que estoy ofreciendo, en estas últimas campañas, mi mejor nivel. 

-Sin embargo, sus comienzos en Santander no fueron fáciles... 

-Es normal porque el Racing había tenido guardametas de mucha calidad que eran muy queridos por la afición. Además, el error del portero se maximiza porque es determinante. Para bien o para mal, un fallo o un acierto están vinculados directamente al marcador y tienen mucha más trascendencia que los de un jugador de campo. Han pasado casi cuatro años en los que he madurado mucho, tanto dentro como fuera del campo y ahora estoy encantado. Estoy muy a gusto en Santander y estoy deseando formar aquí una familia porque la ciudad, aparte de ser preciosa, te permite llevar una vida tranquila. Y eso me gusta mucho. 

-Hay un tópico que dice que para ser portero hay que estar un poco loco ¿es cierto? 

-Bueno... no creo. Sí es cierto que hay que tener personalidad, decisión y carácter para tomar siempre la decisión correcta. Hay que pensar y actuar en décimas de segundo y por eso hay que ser decidido pero de ahí a estar loco hay un paso grande (risas). 

-¿No será que el que les vuelve un poco locos, en el buen sentido, a Coltorti y a usted, es Pedro Alba en cada entrenamiento? 

-Es muy meticuloso y perfeccionista y a la vez muy exigente y eso nos viene muy bien a los porteros. Es fundamental tener una preparación específica y Pedro hace un excelente trabajo en el capítulo físico, técnico e incluso psicológico porque él, al haber sido jugador profesional, ha vivido muchas experiencias que ahora nos suceden a nosotros. Fuera del ámbito deportivo, es una excelente persona aparte de un grandísimo profesional.

Fuente: El Diario Montañés


Publicado por Castro2 @ 12:15 | 0 Comentarios | Enviar

Comentarios

Añadir comentario