Viernes, 10 de abril de 2009

La enfermer?a se queda vac?a

La recuperación de Iván Marcano, que ayer volvió a entrenarse junto a sus compañeros -participó en un partidillo en campo completo- constituyó la principal y más feliz noticia de la sesión de trabajo desarrollada por el Racing en El Sardinero. El propio jugador no descartó la posibilidad de reaparecer este domingo frente al Betis en los Campos de Sport. 

Han sido cuatro semanas que se le han hecho muy largas al defensa, que ha acelerado su recuperación gracias a su concentración en un entrenamiento de rehabilitación riguroso. 

Con el alta de Marcano, la enfermería del Racing queda vacía de lesionados de larga duración, después de que la semana pasada se asistiese a la reaparición de Munitis y Tchité. 

El técnico del equipo, Juan Ramón López Muñiz, colocó a Marcano en su habitual puesto de lateral izquierdo para el partidillo que dirigió en El Sardinero. Sin forzar en exceso, el canterano jugó con normalidad. Él mismo, tras su conclusión, reconoció que se había encontrado bien. «Pensé que iba a estar peor después de estar semanas sin hacer nada». 

Confesó que siente «ilusión» ante su posible vuelta al equipo coincidiendo con la visita del Betis, aunque no se aventuró a asegurar su presencia en el campo. «Todavía no lo sé». 

Proceso rápido 

Marcano ha logrado restablecerse de su lesión dentro de los primeros plazos estimados, a pesar de su gravedad. El «extenso edema óseo en el escafoides del pie, con fisura inicial» -en plata, una rotura de escafoides- que diagnosticaron los servicios médicos del club, está curado. «Siempre ocurre que cuando trabajas y te cuidas te recuperas antes. Yo también pensé que iba a tardar más tiempo, pero las cosas han ido bien», explicó. 

Por su parte, Pedro Munitis, que la pasada semana contribuyó al importante triunfo del Racing en El Molinón, fue otro de los protagonistas en el entrenamiento de ayer. Como acostumbra durante las últimas semanas, se estuvo ejercitando en solitario junto a Ruiz Cueli, encargado de dirigir las tareas de rehabilitación, antes de disputar el partidillo junto al resto de la plantilla. En su caso, el trabajo individualizado responde a la necesidad de ganar potencia. Da la impresión de que el desgarro en el tendón de la rodilla parece ya olvidado para un hombre que, como Marcano, aliña con voluntad y esfuerzo los procesos de curación. 

No obstante, las alegrías no suelen ser completas, y así sucede en esta ocasión. Si el entrenador puede ya contar con estas piezas fundamentales, pierde por contra otros dos futbolistas valiosos: Valera y Colsa. 

Valera ha sido el jugador de banda polivalente que ha permitido a López Muñiz confeccionar alineaciones competitivas en las jornadas en que las bajas más han castigado a la plantilla. Ahora, con una rotura de fibras, será él quien esté obligado a descansar. Si el miércoles aún se creía en su restablecimiento, su ausencia ayer puede hacer pensar lo contrario. No obstante, quedan tres días, y su evolución durante este plazo de tiempo decidirá si entra o no en la convocatoria. 

Molestias 

En cuanto a Colsa, la torcedura de tobillo que se produjo esta semana aconsejó que se tomase un respiro por precaución. López Muñiz precisó que el centrocampista arrastra problemas en esa zona desde el partido que disputó el Racing en Mallorca. A pesar de todo, tampoco en este caso se trata de un descarte fijo, Mañana entrenará y, al igual que sucede en el caso de sus colegas, todo dependerá de su evolución en los próximos días.

Fuente: El Diario Montañés


Publicado por Castro2 @ 13:02 | 0 Comentarios | Enviar

Comentarios

Añadir comentario