Martes, 24 de febrero de 2009

Pinillos aboga por robar el bal?n m?s arriba en El Sardinero

Pablo Pinillos continúa siendo uno de los jugadores más queridos por la afición verdiblanca, a la par que una voz más que autorizada para diseccionar la situación que vive el Racing en la actualidad. El carrilero ha vivido el drama de coquetear con el descenso durante la etapa de Preciado, las dos caras de la etapa de Portugal, o aquellos días de vino y rosas de la mano de Marcelino. Temporadas donde el bravo jugador siempre tuvo reservada, por méritos propios, una plaza en el carril diestro, aunque esta campaña esté viendo cómo debe compartirla con Valera. Relegado al banquillo por un bajo momento de forma, llama la atención que ahora no ocurra lo mismo, cuando el riojano está cumpliendo con nota cuando tiene la oportunidad de saltar al campo, mientras su compañero atraviesa un pico de rendimiento negativo, como le sucedió a él en su momento.

El caso es que Pinillos no tiene problemas en reconocer que «tuvo partidos buenos y malos», pero afirma haberse encontrado «francamente bien» durante sus últimas actuaciones. Por ello trabaja «con la ilusión» de volver a recuperar su puesto cuando Muñiz lo considere oportuno. Y es que el veterano defensa preferiría entrar en el once por decisión técnica y «no por la lesión de un compañero», como pudiera ocurrir este domingo. Continuando con su habitual naturalidad a la hora de evaluar la situación del equipo, el riojano aseguró que frente al Mallorca «no hicimos un buen partido», comentando a continuación que, para vencer al Osasuna deberán «imprimir un ritmo muy alto y retomar las virtudes de este equipo, como la presión, el orden y la agresividad». A nadie se le escapan los problemas que padecen los cántabros en El Sardinero. Como explica Pinillos, «al equipo le cuesta mucho llevar la iniciativa y construir el juego, que es lo más difícil en el mundo del fútbol». Por este motivo, se inclina a «tratar de robar la pelota lo más arriba posible y así evitar construir las jugadas».

El caso es que con la llegada de Nikola Zigic, parece que el Racing ha perdido la identidad que desarrolló con Marcelino y que tuvo continuidad con Muñiz a partir de la victoria en Mestalla. El carrilero, siempre ensalzando al serbio, porque «está ayudando al equipo marcando goles importantes, reconoció que el gigante les está «condicionando». «Zigic es un jugador que condiciona. Durante la etapa de Portugal jugábamos por y para él. Teníamos las ideas muy claras y aprovechábamos mucho los rechaces y las segundas jugadas».

Por esa razón surge la sensación de que se le está sacando un menor rendimiento que hace dos temporadas. Argumento que Pinillos opta por contextualizar. «El rival también juega, nos conocen y siempre efectúan marcajes especiales. Además, los árbitros le pitan enseguida falta en ataque cada vez que disputa un balón. No cabe duda que también ha influido su llegada a mitad de temporada. Zigic llegó en invierno y existía una identidad diferente. Presionábamos, combinábamos... a Zigic no le puedes pedir que presione mucho porque esas no son sus virtudes», argumentó. En cuanto a los objetivos, entiende que deberían «centrarse en lograr la permanencia lo más rápido posible, porque la UEFA está difícil» a día de hoy.

Fuente: Alerta


Publicado por Castro2 @ 21:35 | 0 Comentarios | Enviar

Comentarios

Añadir comentario