Jueves, 19 de febrero de 2009

Equipo de Primera busca anunciante

Durante años, mantener la camiseta limpia de publicidad fue sinónimo de señorío; hoy es simplemente otro indicador de crisis. Hasta ahora, el negocio no había dejado de crecer: los anuncios en el pecho se extendieron como una erupción a los laterales, las mangas y la espalda, antes de saltar al calzón y acomodarse en las zonas nobles y hasta en las menos nobles.

Gestiones infructuosas 

Pero esa época ha tocado a su fin, al menos para el Racing. De nada han servido -por ahora- las gestiones realizadas por su presidente, Francisco Pernía, para llenar tanto espacio en blanco. Tras la retirada de SEOP, Conservas Lolín y Norquimia, no ha encontrado otra empresa que ocupase su sitio. 

No habrá sido por no dar vueltas. La compañía aérea Fly Emirates, Bergé y, últimamente, hasta una casa de apuestas inglesas han tonteado con la posibilidad de usar al equipo como plataforma para darse lustre, pero la cosa no acaba de cuajar. A día de hoy, Racing y Deportivo de La Coruña son los únicos equipos que sólo tienen su escudo -y la marca del fabricante, claro- para lucir.

«A principio de temporada teníamos prácticamente hecho el acuerdo con Emirates, pero no empezó a operar en España cuando tenía previsto y se nos fastidió; otras compañías, que al principio estaban dispuestas, tienen ahora otras prioridades que atender, y aparcan de momento la inversión publicitaria», explica Pernía.

El responsable del Racing, no obstante, asegura que sus futbolistas son unos soportes publicitarios estupendos. «Lo mejor que tiene el Racing con relación a los demás equipos de Primera, es que es simpático. No tiene detractores en ningún campo de España donde vamos, sino todo lo contrario. Eso es importante para el anunciante. Anunciarse en la camiseta del Madrid supone que en Barcelona, por ejemplo, te desechen los antimadridistas. Tiene ese inconveniente. Otro tanto sucede con el Betis y El Sevilla, o el Atlético y el Real Madrid. Anunciarse en el Racing, que se pasea por los mismos sitios, está muy bien visto».

Conviene recordar que, incluso con el uniforme desaprovechado, el Racing ha conseguido incrementar este año sus ingresos por publicidad (hasta 3,2 millones), optando por multiplicar los pequeños patrocinadores en vista de que los grandes escaseaban.

El Barcelona lo regala 

Como ya se ha dicho antes, no todos los clubes de Primera se encuentran en esta situación. En el Barcelona, sin ir más lejos, es exactamente la contraria. No sólo no se preocupó por vender un espacio tan rentable, sino que lo cedió a Unicef de forma gratuita.

El Athletic fue otro de los clubes que más se resistieron a la tendencia del futbolista-anuncio... hasta este año. El pecho de los leones lleva ahora tatuado Petronor.

El caso más curioso de todos probablemente sea el del Valencia, patrocinado por una empresa, Valencia experience, que pocos saben a qué se dedica. Dicen que «organización de eventos, actividades y servicios para rentabilizar la afluencia de público alrededor de los grandes acontecimientos que han escogido Valencia como sede», pero, para empezar, ni siquiera han abonado los 6 millones de euros comprometidos. Como era de suponer, la primera idea del club fue meter la camiseta en lejía y borrar el anuncio, pero no lo puede hacer porque entonces Nike le demandaría, ya que ha comercializado la prenda con esa marca y los compradores se le echarían encima. Una solución a medias ha consistido en meter con calzador -de arriba abajo, y debajo del sobaco- otro patrocinador, Unibet.

Al Valladolid no le queda sitio, de forma que cambia de publicidad dependiendo de si juega en casa o fuera. Mantiene Caja Duero por delante y alterna pepetravel.com con Asómate a Valladolid.

Aquí se vende de todo 

Por gremios anunciados, la publicidad institucional gana por goleada, con trece inserciones. El Gobierno andaluz se lleva la palma, porque apoya a todos sus equipos (Sevilla, Málaga, Almería, Betis y Recreativo). 

Detrás están las casas de apuestas. Cinco son las que se anuncian en Primera; el mismo número que el de las empresas que se dedican a la construcción, un sector que cada vez se deja ver menos en los campos de fútbol. Televisiones y bancos, con cuatro patrocinios cada una, son los siguientes clientes. 

También el futuro se abre paso en la indumentaria de los futbolistas: paneles solares, industrias químicas y aeronáuticas dejan su huella en la Liga. 

El toque castizo lo da el Fresón de Palos que lleva el Recreativo en el culete.

Fuente: El Diario Montañés


Publicado por Castro2 @ 19:03 | 0 Comentarios | Enviar

Comentarios

Añadir comentario