Domingo, 15 de febrero de 2009

To?o frena a Rossi

Con el Racing casi tres meses sin ganar en casa y el Villarreal dos y medio sin hacerlo fuera, el partido de El Sardinero parecía abonado a la X fija. Así fue, a pesar de Giuseppe Rossi, el futbolista que más hizo por desnivelar la balanza del minuto 1 al 90, aunque los goles fuera de otros: Nikola Zigic, en posición ilegal, adelantó a los cántabros, y Santi Cazorla, al filo del descanso, firmó un empate que pareció gustar a todos menos al italiano de Nueva York, que puso a prueba a la defensa racinguista (suspenso sin paliativos para Garay) y a Toño, que superó la prueba con nota.

Este Villarreal tiene un tesoro. Se llama Guiseppe Rossi, tiene apenas 22 años y, extrañamente, fue liberado por Sir Alex Ferguson, un técnico que sabe apreciar el talento. Claro que lo mismo ocurre en Vila-Real, un paraíso para los buenos futbolistas, que puede disfrutar de su pasatiempo favorito sin excesos de presión.

Es quizá eso lo único que le falta al Villarreal para dar el largamente esperado salto de calidad. La exigencia enfermiza que sufren otros clubes no se da en El Madrigal, y eso es bueno, pero los títulos no se ganan sólo con talento, salvo que seas el Brasil del 70. Porque seguramente hasta Pelé y compañía tenían ambición.

Rossi la acreditó, con tenacidad germánica, demostrando además pulmones, porque su último intento llegó en el minuto 89. Pero la historia del partido comenzó a escribirse mucho antes, mediado el primer tiempo, cuando Zigic, quién si no, cabeceaba a la red de Diego López un gran centro de Óscar Serrano. El serbio estaba en fuera de juego, pero seguramente no sacó ventaja de su posición adelantada. Simplemente, la defensa amarilla defendió esa jugada de pena.

El Racing, salvando un infame piscinazo de Toni Moral, mandaba con justicia. Tiraba del carro Munitis, otro incombustible, aunque corto de físico. El gol activó el centro del campo del ‘submarino’, algo desnortado por la ausencia de Senna, pero la mezcla de tantos buenos fubolistas inclinó el campo hacia la portería de Toño. Rossi le obligó a darlo todo tras una diagonal al más puro estilo Messi, pero fue Cazorla quien aprovechó otro sesteo (esta vez de la defensa local) para equilibrar el marcador justo antes del descanso.

El segundo tiempo fue una especie de mano a mano entre Rossi y Toño. Nada más empezar volvió a soltar la zurda, pero no hizo diana. Poco después, creyó que sólo tenía que empujarla desde dentro del área pequeña, pero el meta alicantino se rehizo como un gato para evitar el 1-2. En la recta final, el Racing sólo encontraba el camino cuando el balón caía a pies de Munitis (Zigic está para otras cosas), pero a Rossi le bastaba un pelotazo de sus defensas (y un gravísimo error de Garay, que volvió a estar mal) para plantarse solo ante Toño, que una vez más le ganó la partida. El italiano aún tuvo fuerzas para sacarse otro eslalom (esta vez partiendo desde la izquierda) para tratar de sorprender con la derecha. Pero ni por esas. Toño volvió a salir vencedor y certificó un reparto de puntos que deja a los dos igual estaban antes de jugar. Lo que no es poco.

Fuente: Marca


Publicado por Castro2 @ 21:37 | 0 Comentarios | Enviar

Comentarios

Añadir comentario