Lunes, 26 de enero de 2009

Aut?nticos jabatos

El de ayer era el primer partido de la considerada 'zona montañosa' de la segunda vuelta de la Liga. Y el Racing aprobó con nota. Ganó con total merecimiento al Sevilla, uno de los grandes de este campeonato, y lo hizo de una forma casi heroica, jugando buena parte del encuentro con uno menos y trabajando como sólo los mejores equipos saben hacer. El esfuerzo tuvo su premio y los cántabros se llevaron tres puntos en su casillero que le acercan un poco más al factible sueño de la UEFA.

La tarea no fue sencilla. Y es que hay que ver la cantidad de vueltas que puede dar un partido en sólo 45 minutos. El mejor ejemplo, el que se vivió ayer en el Sánchez Pizjuán. El Racing, que estaba superando al Sevilla con total claridad y que, incluso, se había puesto por delante en el marcador gracias a un tanto marcado por César Navas, acabó sufriendo tras la expulsión de Óscar Serrano. El partido, sólo en su primera parte, ofreció todas las variantes posibles.

En cualquier caso, y pese a las vicisitudes que tuvo que vivir, el Racing estuvo bien. Tras unos primeros minutos en los que, un tanto titubeante, estuvo en manos de su rival, el conjunto de López Muñiz fue capaz de sobreponerse. Y lo hizo tanto que acabó dominando a todo un Sevilla, un equipo instalado entre los grandes con un abanico de argumentos futbolísticos que quisiera para sí cualquier equipo de la categoría.

Fruto de este dominio, con un Racing presionante y muy bien colocado sobre el terreno de juego, llegó el gol de César Navas, un jugador que arriesgó para estar en el partido y que tuvo en el tanto el mejor premio posible. Una de las numerosas faltas que Munitis puso en juego, en este caso desde la derecha, fue rematada en el segundo palo por el omnipresente Zigic. Palop evitó el gol, aunque el balón rechazado cayó a pies de Navas que, completamente solo, puso a su equipo por delante en el marcador.

El gol noqueó, aunque fuera por unos momentos, al Sevilla. Sin embargo, un partido que el Racing tenía justo donde quería dio un giro de 180 grados en un instante. Un balón enviado en largo sobre Adriano tras un córner sacado por el Racing acabó con una entrada por detrás de Serrano sobre el brasileño. Como no podía ser de otra manera, el catalán se fue a la calle. De nada sirvieron sus protestas. El Racing estaba condenado a jugar a partir de ese momento con un futbolista menos.

Con uno menos 

La ausencia de Serrano, que hizo que Pereira se trasladara a la banda izquierda dejando a Zigic como única referencia ofensiva, envalentonó al Sevilla que, de golpe y porrazo, metió en su propio campo a los cántabros, que encomendaron sus posibilidades ofensivas a alguna contra que pudiera surgir o a aprovechar alguna de las numerosas ocasiones a balón parado de que dispusieron. Pero ni unos ni otros fueron capaces de evitar que al descanso se llegara con un resultado diferente al 0-1 que figuraba en el marcador.

Quien más y quien menos podía esperar que tras el parón el partido continuara tal y como había terminado en primera parte, es decir, con un monólogo sevillista. Pero qué va. Todo lo contrario. Y es que a las primeras de cambio Munitis, de nuevo en el lanzamiento de una falta, puso un balón de oro en el primer palo para que Zigic marcara el segundo gol. Era la sentencia de un Racing que con diez sobre el terreno de juego y con toda la casta del mundo, capeaba con solvencia el vendaval sevillista. Cierto es que los andaluces no estuvieron demasiado acertados, pero no lo es menos que los cántabros se fajaron como auténticos jabatos. Esperaban a los rivales en el centro del campo y, a partir de ese punto, por decirlo de una manera gráfica, los jugadores del Racing mordían. Y esto les sirvió para llevarse una victoria, la primera de la 'zona montañosa' de la segunda vuelta, y para satisfacer a todos aquellos que piensan que la UEFA, un año más, es un sueño posible.

Fuente: El Diario Montañés


Publicado por Castro2 @ 19:50 | 0 Comentarios | Enviar

Comentarios

Añadir comentario