Martes, 20 de enero de 2009

Una primera vuelta positiva, pero...

El Racing, con su victoria de ayer en Getafe, ha puesto punto final a la primera vuelta de la Liga. El equipo termina en décimo lugar y con unos números esperanzadores de cara a la segunda vuelta, con el objetivo final de lograr la permanencia una temporada más en Primera División.

Nadie pone en duda que la puntuación obtenida es buena. Con veinte puntos más, la permanencia estará conseguida. Es más, analizando la evolución de los equipos de la zona de descenso, los más entendidos consideran que con 15 puntos más, está campaña se eludirá el descenso.

Los buenos datos en el aspecto puramente matemático están totalmente enfrentados en lo que a nivel de juego se refiere. Quizá, estar a estas alturas de la competición a seis puntos de la UEFA y a diez del descenso sirve a muchos para valorar más los resultados que el espectáculo futbolístico. Lo cierto es que los aficionados en El Sardinero en más de una ocasión han puesto de manifiesto su disconformidad con el juego exhibido con la clásica 'música de viento'.

Estas protestas de los aficionados tienen su fundamento en que los de López Muñiz han sumado más puntos fuera de El Sardinero que ante su parroquia. En su feudo han conseguido dos victorias y cinco empates, mientras que a domicilio han logrado cuatro triunfos y dos empates. Lo mismo sucede en el capítulo goleador, ya que en casa han materializado nueve tantos y lejos de su afición, doce. Estos números revelan que el conjunto de López Muñiz hace mejor los deberes en labores de contención que de creación. Al Racing le gusta esperar al rival y salir a la contra, coger los espacios al contrario y asegurarse de esta forma algunas opciones para hacer goles.

El Racing es el tercer equipo menos goleado de la Primera División, pero por el contrario es de los que menos tantos ha marcado.

El equipo no ha estado fino y ello ha generado las criticas hacía el técnico, que no ha sabido dotar al equipo de un estilo de juego concreto. 

Tres etapas diferentes 

La primera vuelta de la Liga ha tenido tres fases claramente diferenciadas. Una primera, en la que el Racing afrontó un inicio de campeonato muy complicado, y en el que las críticas arreciaron sobre López Muñiz por sus decisiones tácticas. 

Valencia, Mestalla, el 2-4 en el mejor partido de la temporada, representó el cambio, tanto de actitud como de juego. El Racing fue más ambicioso, buscó al rival y empezó a escalar posiciones en la tabla. El dato lo dice todo: tres derrotas únicamente desde que ganara en Mestalla.

El tercer punto de inflexión se ha producido con la llegada de Zigic. El Racing tiene un delantero capaz de resolver en una acción concreta un partido. Los dos últimos desplazamientos, en Valladolid y en Getafe, así lo demuestran. Zigic se ha convertido en la mejor inversión del Racing esta temporada.

Fuente: El Diario Montañés


Publicado por Castro2 @ 11:16 | 0 Comentarios | Enviar

Comentarios

Añadir comentario