Domingo, 18 de enero de 2009

277 d?as despu?s

El Racing de Santander no olvida las cuentas pendientes que tiene con el Getafe, el equipo que la temporada pasada le cerró el paso a la final de la Copa tras un choque polémico. En 2008, el Getafe acabó en El Sardinero con las ilusiones del Racing de disputar por primera vez la final de la Copa del Rey, con un gol polémico, porque el conjunto madrileño lo marcó cuando el defensa Ezequiel Garay estaba en el suelo, lesionado. 

Aquella eliminatoria desató un agrio cruce de declaraciones entre ambos clubes, porque la afición racinguista entendió que Javier Casquero logró el gol que dio al Getafe el pase a la final en una acción antideportiva, al continuar una jugada a pesar de que el defensa Ezequiel Garay estaba tendido sobre el campo, lesionado.

Al enojo de la afición racinguista, que interpretaba que el Getafe debía haber echado el balón fuera, contribuyó además el hecho de que el autor del tanto fuera un ex racinguista, Javier Casquero.

Por su parte el principal protagonista de lo acontecido, Javier Casquero, declinó realizar manifestaciones a El Diario Montañés, si bien si lo hizo a través de la página web de su club.

Casquero indicó que para él era un choque un poco diferente. «No en especial, si es verdad que siempre que juego contra equipos en los que he estado, son algo especiales. Estuve un año allí, y está claro que por tanto siempre hay algo, pero nada más».

Sobre lo sucedido Javier Casquero manifestó que sólo mira hacía adelante y no al partido de Copa. «Ya, pero eso es pasado y yo miro para delante, no para atrás. No me importa lo que paso, eso es historia, sólo quiero ganar mañana los tres puntos, que es lo que necesitamos y nada más», finalizó el jugador.

Ezequiel Garay, el otro protagonista de la triste jugada tampoco da mucha trascendencia a la situación que se vivió. «Fue un lance del juego, creo que lo que debemos hacer el mirar al futuro». Un lance que resultó decisivo para el desenlace de la eliminatoria, si bien Garay no le vincula a este encuentro. «Realmente así sucedió, pero ha pasado el tiempo y no hay que ir con aires de revancha. De lo que debemos estar preocupados es de conseguir los tres puntos que son muy importantes. Lo sucedido en la Copa es historia. A mi me preocupa ganar hoy. En el plano personal recuperarme de la lesión para poder aportar al equipo y conseguir buenos resultados hasta el final de Liga», matizó.

Por su parte el presidente, Francisco Pernía, recuerda la situación vivida. «Casquero no estuvo afortunado, debía haber parado el juego ya que Garay estaba lesionado y de verdad, no volvió a jugar con el equipo esa temporada». Pernía continuó. «Hay un código ético y deben tenerle presente, se trataba de un compañero que estaba en el suelo. Es como si se lesiona el portero y meten gol a puerta vacía. Por mi parte lo he perdonado, pero no lo olvido, nos hizo mucho daño. Espero que hoy consigamos el triunfo lo que nos ayudaría a olvidarlo mejor», indicó.

López Muñiz ha querido zanjar cualquier especulación sobre la rivalidad entre los dos equipos que puede quedar a raíz de aquella eliminatoria copera: «El año pasado ya se acabó y por mucho que hablemos de él, no vuelve. Sabemos que el año pasado hubo esa circunstancia de la eliminación de la Copa, pero intentaremos ganar por adelantar puestos en la clasificación, por estar lo mejor posible, por la afición, por todo el equipo, que está trabajando mucho... No por lo que haya podido suceder el año pasado», ha añadido.

López Muñiz, reconoció que los jugadores de la plantilla han hablado con él sobre la rivalidad que existe con el Getafe «Sí, me han comentado que hay una rivalidad. Una victoria a nosotros nos dejaría tranquilos. Ellos tendrán esa motivación», comentó el técnico racinguista.

Fuente: El Diario Montañés


Publicado por Castro2 @ 10:41 | 0 Comentarios | Enviar

Comentarios

Añadir comentario