Lunes, 22 de diciembre de 2008

?Tiene miedo de la grada L?pez Mu?iz?

Juan Ramón López Muñiz trató de convencer a los periodistas de que no fueron los silbidos del público los que frenaron el cambio de Juanjo por Gonçalves, aunque no fue ésa la impresión generalizada. 

La situación era ésta: Minuto 53 de partido. Mientras Gonçalves calienta en la banda, Juanjo recibe un golpe. López Muñiz llama al portugués y los silbidos del público son cada vez más fuertes. El técnico sienta a Gonçalves en el banquillo y saca de él a Edu Bedia, que había hecho ejercicios durante la primera mitad. Hay que tener en cuenta además que Bedia es centrocampista y terminó colocado como media punta, cuando Gonçalves, a quien el entrenador tiene por polivalente, ocupaba el puesto de segundo delantero en su anterior equipo. 

Todo previsto 

«El cambio previsto era ése. Si no ha salido Gonçalves no ha sido por un cambio de opinión; la opción era Edu Bedia para mejorar el control del juego», aseguró el míster. 

«La idea era poner a Edu Bedia», afirmó López Muñiz, y agregó que el hecho de que a partir de ese momento nadie calentara hasta el final del partido obedeció a que «necesitábamos apoyo y ánimo desde la grada y con esa situación (con Gonçalves calentando y recibiendo pitos) eso no se estaba dando». Desgraciadamente, no fueron éstos los únicos que escuchó el Racing durante el partido de ayer. El canterano Juanjo volvió a ser el objetivo de las protestas de parte de los aficionados. De hecho, los únicos aplausos que recibió le llegaron mientras era retirado del campo en el cochecito de las asistencias que, por algún motivo, siempre pone de buen humor a los asistentes a los Campos de Sport de El Sardinero. 

Pocas alternativas 

Ayer volvió a hacerse evidente la falta de alternativas en la plantilla del Racing, motivada también por las bajas por sanción de Pereira y Lacen. «Es una situación que tenía más o menos clara -explicó el entrenador del Racing-; lo que tenemos que hacer es intentar completar la plantilla, por el bien del club y del equipo. Lo que había en el banquillo no era una solución para este día. Lo único que se podía hacer era experimentar un poco, poner a gente en situaciones difíciles, y la verdad es que el día no estaba como para experimentos».

Fuente: El Diario Montañés


Publicado por Castro2 @ 18:12 | 0 Comentarios | Enviar

Comentarios

Añadir comentario