Lunes, 22 de diciembre de 2008

Cierre p?simo para un gran a?o

Los jugadores del Racing olvidaron ayer de golpe y porrazo todo lo bueno que han hecho durante el año 2008, el mejor de toda su historia y que será recordado durante mucho tiempo por los aficionados verdiblancos. Si alguien esperaba un broche de oro para el período más brillante de la historia racinguista, tuvo que conformarse al final con un pin de hojalata. Y es que el equipo de Juan Ramón López Muñiz jugó un pésimo partido con el Málaga. Fue tan malo que hasta consiguieron que una afición habitualmente entregada a sus colores como es la de El Sardinero acabara pitando en algunas ocasiones. Lo único bueno: que el Racing sumó un puntito que, visto lo visto, es a lo máximo que podía aspirar.

Las cosas para desesperación de la afición verdiblanca quedaron claras desde el principio. El Racing no era el equipo que había vapuleado al Manchester City o que había tuteado a PSG y al Schalke, por citar los enfrentamientos europeos. No. Ni mucho menos. Era el equipo impreciso, con nula capacidad ofensiva y con excesivos fallos en todas sus líneas previo al encuentro de Mestalla, donde acabó ganando en uno de los mejores partidos de la temporada a un Valencia líder por aquel entonces y dio vuelta a una tendencia que parecía conducir directamente hacia la Segunda División. Daba la impresión de que estaba acusando en exceso el cansancio (físico y anímico) del partido del pasado jueves.

Vuelta a las andadas 

Y cuando quien más y quien menos pensaba que el conjunto santanderino había olvidado ya su gris etapa del inicio de la temporada, ayer volvió a las andadas. La defensa mostró muchas más dudas que las que venían siendo habituales. El centro del campo directamente no existió. Y la delantera, bueno, en este caso había que hacer un análisis detallado, aunque con un simple calificativo, paupérrima, está totalmente definida. Juanjo no acaba de ni siquiera insinuar alguna de las cualidades que seguro deben adornarle para estar en Primera División. Y Tchité... bueno, ni está ni, lo que es peor, ni se le espera. 

El Málaga, que dejó claros los motivos por los que está situado en una posición más que cómoda en la clasificación, sencillamente pasó por encima del Racing.

Superó a los cántabros en el centro del campo. Eran dueños de todos los balones. En unos casos, porque estaban acertados y podían sacar a relucir su incuestionable calidad y en otros, porque los del Racing se empeñaban en regalarlos (la lista de balones perdidos y de pases fallados es interminable).

También se mostró superior a la defensa cántabra, aunque en este caso la diferencia no fue tan acusada. Eso sí, en algunas acciones, como puede ser la del gol, los andaluces sacaron los colores a los centrales verdiblancos. En donde no hubo tanta superioridad fue en lo que al ataque respecta. Y no porque el Racing estuviera bien en esta línea. Ojalá hubiera sido así. El Málaga no fue superior porque no tuvo a nadie a quien medirse. Vamos, que ganó esta batalla por incomparecencia del enemigo.

Con este panorama, y después de que el Málaga, con total merecimiento, se pusiera por delante en el marcador en la primera parte, nadie tenía motivos para pensar que el Racing iba a poder hacer algo por solucionar el partido. No daba ni un sólo ápice de confianza. Ni siquiera para que los más optimistas mantuvieran algún tipo de ilusión. Ni cuando Valera empató con un espléndido remate de cabeza El Sardinero despertó más allá de la típica euforia del momento.

Con un punto, eso sí, pero con el juego ramplón de antaño, el Racing despidió el año más brillante de sus casi cien años de vida, en el que logró su mejor clasificación de la historia reciente y se metió por primera vez en una competición europea en la que, por otra parte, ha hecho un papel más que digno. Ha sido un pequeño borrón en una etapa excelente. Ahora sólo hay que esperar que haya sido cuestión únicamente de un día y que no se repita de nuevo... aunque eso será ya en otro año. 2008, al menos para el Racing, acabó.

Fuente: El Diario Montañés


Publicado por Castro2 @ 18:09 | 0 Comentarios | Enviar

Comentarios

Añadir comentario