Viernes, 19 de diciembre de 2008

Machada sin premio

A falta de 10 minutos, nadie en el Sardinero podía imaginar el trágico desenlace. El Racing estaba barriendo 3-0 a todo un Manchester City y el PSG solo iba 2-0 arriba sobre el Twente. Los franceses necesitaban mejorar el resultado del Racing para pasar a dieciseisavos. Pero las noticias de París silenciaron de pronto el Sardinero. El PSG metió dos goles en dos minutos (84' y 86') y se situó 4-0. 

Al Racing le quedaban 5 minutos para contestar marcando el cuarto, pero ya no había nada en el depósito, después de un generoso esfuerzo, de firmar el mejor partido del año. Ya en el descuento, marcó Caicedo para el City (3-1), sellando la eliminación del Racing, dejando inútiles los goles de Pereira, Serrano y Valera. Se vieron algunas lágrimas en el Sardinero al final del partido. No hay porqué. Cuando pasen los años, debe recordarse con orgullo esta histórica primera incursión europea del Racing.

Robinho, desaparecido
Munitis, Pereira y Serrano bailaron a las torres de la zaga inglesa en la primera mitad. La presión adelantada que ordenó Muñiz sacó los colores al City, un proyecto con dinero pero sin rumbo. Si alguien no entiende cómo es que una plantilla millonaria como la del Manchester navega en las cloacas de la Premier, en los primeros 45 minutos recibió detallada respuesta. Puede que la Premier sea mejor que la Liga, pero el 13º clasificado español le dio un baño al 17º de la inglesa. 

¿Qué tal Robinho? Fatal. Desacertado y poco participativo. Salió de titular y no tocó más de cinco balones en la primera mitad, que fue el tiempo que permaneció en el campo. Dos de esos toques fueron precisos pases a jugadores visitantes...

El insistente dominio del Racing se tradujo en goles. Pereira, el mejor de la noche, subió el 1-0 (18') tras enganchar un balón suelto en el área. Serrano hizo el segundo (29') después de trazar una preciosa pared con Pereira en la frontal. Con el PSG ganando solo 2-0 al Twente, el tercer gol (Valera en el 54') pareció la sentencia de la clasificación del Racing. Un discreto Tchité perdonó un par de veces el cuarto. Y el árbitro se comió un penalti. Dadas las circustancias, no parecía grave. Pero esas cambiaron. El resto es historia.

Fuente: Marca


Publicado por Castro2 @ 22:30 | 0 Comentarios | Enviar

Comentarios

Añadir comentario