Mi?rcoles, 17 de diciembre de 2008

Disfrutar, ganar y mirar a Par?s

Hay quien dice que el partido que afrontará el Racing esta tarde ante el Manchester City es el más importante de su historia. Puede que lo sea, pero todo se puede definir según la perspectiva desde la que se mire. Los ha habido más trascendentes pero no tan ilusionantes. A lo largo de sus casi 96 años de historia, el conjunto verdiblanco se ha jugado descensos y ascensos que son mucho más importantes que el choque europeo de hoy. Sin embargo, las horas previas a esas citas estaban cargadas de miedo y de obligación. No se disfrutaban del todo mientras que la llegada de Robinho y compañía se prepara con confianza, ilusión y dentro de un ambiente festivo que debe culminar esta noche con la clasificación de los racinguistas para disputar los dieciseisavos de final de la Copa de la UEFA, lo que sería todo un logro.

Los hombres de Muñiz han cumplido al conseguir llegar a la última jornada de la fase de grupos con vida y dependiendo prácticamente de sí mismos. Les tocó en suerte un grupo de ‘Champions League’, con grandes e históricos equipos en su seno y por eso no tendría sentido afrontar el duelo ante los británicos con un exceso de presión. Sin embargo, las circunstancias de cada partido suelen venir marcadas en gran parte por el anterior. Hoy es la última jornada de una liguilla de cuatro partidos y los tres primeros dictan que si el Racing termina hoy de forma precipitada su aventura europea, seguramente se acuerde de lo que dejó escapar en el campo del Twente. Es mejor no acordarse de ello y para eso sólo hay un camino: ganar hoy al Manchester City.

Al conjunto cántabro no le bastará con ganar. Debe esperar a lo que suceda en París entre el PSG y el Twente porque a los de Muñiz no les vale cualquier victoria. Eso les obligará a estar en todo momento pendientes del Parque de los Príncipes; la clasificación nunca estará en la mano y los jugadores verdiblancos nunca podrán tomar la decisión de resguardarse en la cueva a defender con uñas y dientes un resultado positivo porque después puede resultar insuficiente.

Tanto el rival del Racing como el del PSG están ya clasificados. Sólo queda una plaza en juego a la que optan los otros tres equipos del grupo pero no da lo mismo certificar el pase a dieciseisavos en primer, segundo o tercer lugar. Por eso decir que ni Manchester City ni Twente se juegan nada puede sonar precipitado. Lo que sí sucede es que apenas tienen nada que perder, el objetivo ya lo han cumplido y la misión de los hombres de Muñiz será provocar que esa necesidad y ese plus de motivación que además debe aportar el hecho de jugar en casa se note en el campo.

El entrenador racinguista afronta el encuentro con todos sus hombres de campo disponibles aunque con la sensible baja de Toño, que sufre una rotura fibrilar que le apartará de los terrenos de juego hasta después del parón navideño. Es, por lo tanto, la hora de Coltorti. No entra en acción desde el partido de Copa del Rey pero en su mano está aprovechar el escaparate que le brinda el encuentro de esta tarde. Delante de él estará el once de gala de los verdiblancos. Muñiz tiene muy claro cuál es su once, no tiene ninguna duda al respecto y no se guardará nada en la recámara.

En cuanto al City, llega con una interminable nómina de bajas en su equipo. A las ya conocidas de Gelson Fernandes, Kelvin Etuhu y Michael Johnson, hay que sumar la del atacante Benjani, con una lesión muscular sufrida en el último partido de la Premier; el capitán Richard Dunne, descartado por un problema familiar; Daniel Sturridge, con una lesión en el talón de Aquiles o el brasileño Jo, víctima de un virus. Por lo tanto, el conjunto británico estará lejos de enseñar esta noche a su once de gala.

El Racing debe aprovechar la merma de la plantilla de Manchester y el hecho de que los británicos tengan su cabeza en otra cosa. Están sufriendo en la Premier, parecía que se iban a comer el mundo pero no carburan. Por eso, y tras perder su último partido liguero y tener la clasificación en el bolsillo, deben evidenciar que el partido de esta noche en El Sardinero no es su partido. Es el partido esperado por todos los racinguistas, una fiesta que sitúa al conjunto verdiblanco en el centro de atención del fútbol continental y por eso lo que hay que hacer es disfrutarlo.

Fuente: Alerta


Publicado por Castro2 @ 21:37 | 0 Comentarios | Enviar

Comentarios

Añadir comentario