Domingo, 30 de noviembre de 2008

Con la moral por las nubes

El Racing viaja al Vicente Calderón con las maletas cargadas de moral y con la necesidad de conseguir un resultado positivo que le permita conservar su cómoda situación en la tabla clasificatoria.

Tras el empate, remontada incluida, conseguido ante el Paris Saint Germain (2-2) y después de haber solventado con cierta soltura su último compromiso liguero ante el Espanyol (3-0), el equipo de Juan Ramón López Muñiz afronta el partido contra el Atlético de Madrid en unas buenas condiciones. El técnico del conjunto santanderino parece haber encontrado, por un lado, el equipo ideal y, por otro, el sistema de juego adecuado para sacar el mejor rendimiento posible de sus jugadores.

Pasado el bache vivido en el primer tramo de la competición liguera, el Racing se muestra ahora como un conjunto sólido, capaz de plantar cara a cualquier rival. La presión que ejerce sobre el rival, la solvencia que, en líneas generales -continúan produciéndose algunos errores infantiles, como el del primero gol del PSG en el Parque de los Príncipes-, mantiene el sistema defensivo y el acierto de los hombres de vanguardia en las últimas semanas han permitido al equipo cántabro dar un giro radical a su trayectoria. Ha pasado de ser un equipo con muchas posibilidades de jugar el año próximo en Segunda -de haber seguido por la senda de los primeros partidos parecía un candidato seguro al descenso- a colocarse en la zona tranquila de la clasificación, más cerca de los puestos europeos que de los de descenso.

Balance negativo 

Y para conservar esta situación, los de López Muñiz necesitan sacar hoy un resultado positivo de su visita al Vicente Calderón, un campo que, ni mucho menos, les es propicio (sólo han conseguido ganar en tres ocasiones a lo largo de sus 35 vistas al campo del Manzanares en Primera División). De hecho, en la última ocasión en que el equipo santanderino pasó por el Vicente Calderón (en la cuarta jornada de la pasada temporada) salió goleado por un más que contundente 4-0 en el que sin duda fue el peor encuentro de la era Marcelino. Sin embargo, ni siquiera este pésimo historial en sus visitas al campo del Atlético de Madrid amedrenta a los componentes del conjunto verdiblanco que afrontan el partido, como ya ocurrió hace unos días antes de medirse al PSG, con la moral por las nubes. Y es que en el Racing todo el mundo es consciente de que si se consiguen mantener las virtudes que han permitido al equipo sacar adelante sus últimos compromisos las posibilidades de conservar la racha más o menos positiva se multiplican.

Uno de los problemas que se puede encontrar el Racing para conseguir su objetivo puede radicar en la acumulación de partidos que ha tenido durante los últimos días. Hace una semana se medía al Espanyol en El Sardinero para apenas unos días después, el jueves, jugar en París su partido de la liguilla de la Copa de la UEFA contra el PSG. Esta acumulación de partidos que, por otra parte también ha tenido el rival (jugó el miércoles un partido de 'Champions' contra el PSV a puerta cerrada en el Calderón), unida al escaso margen de maniobra que tiene López Muñiz para hacer cambios en su once titular, hace que aparezcan algunas dudas en torno al rendimiento que, en el plano físico, pueda ofrecer el equipo. Además, las lesiones de Juanjo y, sobre todo, de César Navas, unidas a la baja de Valera por no poder enfrentarse al equipo que le ha cedido al Racing, obligarán a Muñiz a modificar el once habitual.

El equipo 

Con estos condicionantes, López Muñiz tratará de mantener, en la medida de lo posible, el equipo sobre el que se ha asentado la remontada en la Liga. Con Toño, uno de los pilares del equipo, en la portería, el entrenador asturiano se verá obligado a modificar su línea defensiva.

Pinillos volverá al lateral derecho en sustitución de Valera que no puede jugar porque lo prohibe su contrato de cesión. Junto a él, parecen fijos Garay, que sigue acumulando partidos, y Marcano. El cuarto hombre podría ser César Navas si se recupera a tiempo de su esguince de tobillo. En caso contrario, sería Sepsi el que entrara en el equipo.

En el centro del campo, Colsa, que está mejorando día a día, y Lacen parecen seguros en la zona del doble pivote, mientras que Munitis y Serrano ocuparán las bandas. Por último, la responsabilidad ofensiva recaerá en Tchité y Pereira, titulares habituales en los últimos partidos.

Fuente: El Diario Montañés


Publicado por Castro2 @ 18:57 | 0 Comentarios | Enviar

Comentarios

Añadir comentario