Domingo, 16 de noviembre de 2008

Chaparr?n de goles en Sevilla

El Betis venció con claridad al Racing y explotó la burbuja en la que vivían las últimas jornadas. Totalmente superado en la primera parte, el desacierto de Tchité de cara a puerta condenó a un equipo superado en el centro del campo y desacertado en defensa. 



El Racing sufrió de lo lindo durante los primeros cuarenta y cinco minutos. El Betis salió al abordaje, mientras que a los cántabros les costó meterse en el partido. La línea de cinco centrocampistas se merendó al doble pivote visitante. Lacen y Colsa se vieron desbordados por la superioridad numérica y las carencias defensivas de hombres como Serrano y Munitis. Si al poderío sevillano en la medular le sumamos un Sergio García espoleado por las críticas que ha recibido por su inicio de temporada, el resultado fue un dominio absoluto del Betis. Los hombres de Chaparro hacían mucho daño a través de los costados. Pinillos y Sepsi pasaron muchos apuros por sus respectivos carriles. A los trece minutos de juego, un ex racinguista como Damiá estuvo a punto de inaugurar el marcador. El extremo sorteó la salida de Toño con el exterior de su bota y su intento de vaselina se estrelló en el travesaño. 

El gol local era cuestión de tiempo y no se demoró mucho más. Sergio García aprovechó un rechace en la media luna del área para enganchar una espectacular volea que superó a Toño, quien nada pudo hacer ante el espléndido remate del ariete bético. 

Capoteando el temporal como pudo, el Racing no renunció a buscar la puerta rival al contrataque. Los hombres dirigidos por Muñiz encontraron dos vías para penetrar las líneas enemigas. Por un lado, los centrales César Navas y Marcano permitían dar la réplica a los ataques que sufrían en su parcela, a través de remates en jugadas a balón parado. La segunda opción fue la conexión Serrano-Tchité. El catalán desbordó en varias ocasiones al portugués Nelson, mientras que al congoleño parece que se le ha terminado la munición.

El buen hacer de los andaluces recibió su premio al final de la primera parte. Sergio García fintó para un lado y quebró a César Navas por el lado contrario. Probablemente desorientado por el giro, el madrileño desviaría lo justo la trayectoria del centro de Sergio García como para que su compañero no llegara a despejar. Para mayor infortunio, el rechace le quedó en bandeja a Emana, quien marcó a placer. 

El caso es que si Tchité hubiera tenido una milésima parte del acierto mostrado en los partidos precedentes, el Racing hubiera podido decir algo más en el choque. Al filo del descanso, Sepsi centró con rosca al área y Tchité se adelantó a su defensor para rematar con intención, pero sin la potencia precisa para batir a Casto. 

Ante la adversidad del resultado, los hombres de Muñiz tuvieron que asumir un mayor protagonismo en la elaboración del juego tras la reanudación. Esto provocó que ambos equipos disfrutaran de oportunidades para alterar el marcador. Pereira y Juanma lo intentaron en sendas jugadas individuales. Hacia el cuarto de hora, se produjeron dos jugadas clave. En primer lugar un posible penalti de César Navas sobre Emana que no señaló el colegiado, y después un fallo garrafal de Tchité. El ariete falló incomprensiblemente en un mano a mano ante Casto, donde golpeó inocentemente con el interior de su bota, facilitando el trabajo al meta. 

A partir de entonces, los cántabros se mostraron incapaces de sacar el balón controlado desde atrás, perdiendo el cuero de forma incompresible cada vez que trataban de combinar entre sí. Con Lacen desaparecido en combate todo el partido y Colsa muy intermitente, los defensas carecieron del criterio preciso para repartir el juego. Sergio García lanzó un aviso de sus intenciones en un mano a mano con Toño donde el alicantino salió vencedor. No contento con esto, el catalán se vengaría minutos después. Sepsi cometió un error imperdonable al ceder el balón atrás a Toño sin cercionarse de que no hubiera un rival cerca. Sergio García adivinó la intención del rumano, interceptó el pase, libró a Toño con la puntera y marcó el tercero escorado a la izquierda. Con el duelo decantado para los de casa, Munitis logró su premio a la combatividad demostrada durante los últimos minutos del choque, con un zapatazo desde la frontal.

Fuente: Alerta


Publicado por Castro2 @ 22:31 | 1 Comentarios | Enviar

Comentarios

Añadir comentario


  • Autor: Ibaseta
  • Fecha: Martes, 18 de noviembre de 2008
  • Hora: 11:53
En primer lugar me extra?a la ausencia de Garay en Sevilla,la ?ltima vez jug? contra el Osasuna " ?se lesion? " ? no estar? esperando que le llame Maradona. Si esta bien debe jugar, al fin y al cabo es un cedido del Madrid y hay que aprovecharlo