S?bado, 15 de noviembre de 2008

'La verdad es que el equipo llev? muy bien el asunto de Gaspar'

Juan Ramón López Muñiz dejó ayer claro que lo único que quiere es olvidarse de todo el lío del club y su preparador físico, Fernando Gaspar, ponerse a trabajar y seguir aprovechando la buena racha. «Normalidad», «tranquilidad» y «calma» fueron las palabras que utilizó para definir el ánimo con que jugadores y cuerpo técnico afrontaron los días de zozobra en que su colaborador ya se vio casi con las maletas en la calle. Y lo más importante, habló de ello en pasado.

Tantas tensiones parecían ayer olvidadas, en una jornada de trabajo tan relajado en La Albericia que incluso permitió que López Muñiz y Gaspar, por un lado, y Pedro Alba y Juanjo González, por otro, echasen un partidito de media hora de 'minifutvoley' con mucha juerga.

Después, el entrenador reconoció que tiene ganas de que acabe todo el follón, sobre todo por «evitar esos comentarios». «No es que moleste, pero sí trae cierta intranquilidad, porque siempre hay alguna noticia que se refiere a él. Esperemos que todo vaya con normalidad, todo con tranquilidad, y sobre todo que pueda estar en la línea de trabajo que estamos últimamente y concentrados en lo que nos toca, que es el partido del domingo».

Aprietos 

Otra forma de ver la situación es que el apuro ante el despido cantado de su colaborador aguijoneó al equipo, que ha dado un vuelco a su situación deportiva, a su imagen e incluso a su moral. López Muñiz se lo tomó con sorna: «Sí es así, que toda la semana haya uno de éstos». Ya en serio, el técnico del Racing dijo que «la verdad es que el equipo lo llevó muy bien. Creo que la concentración nos vino muy bien a todos, para unirnos, para estar ahí fuerte el grupo entero, y sobre todo para mantener esa calma que muchas veces es necesaria. Allí, aunque estaba el rumor de Gaspar ya, se mantuvo la tranquilidad, que fue importante». 

Al final, da la impresión de que han sido los futbolistas, con su apoyo explícito y con su juego, quienes han mantenido en el puesto a Gaspar, llamado a ser la cabeza de turco por los pobres números que cosechaba el Racing hasta hace poco más de un mes. «Yo estaba tranquilo porque ya había hablado con ellos y ya me lo habían comentado, por eso intranquilidad dentro nunca hubo. Nosotros sabíamos cómo estaba la situación, que era difícil de superar, pero Fernando (Gaspar) la llevó bien; la línea de trabajo siguió siendo la misma, no hubo ningún tipo de comentario y transcurrió todo dentro como tenía que transcurrir, siguiendo con la normalidad diaria que tiene que haber en un equipo de fútbol». 

Ese borrón y cuenta nueva que quiere hacer López Muñiz tiene que ver con centrarse en el próximo compromiso del Racing, su visita en partido de Liga al Betis mañana, y tratar de encadenar nuevos resultados positivos. Y ya van cuatro.

«Yo creo que lo bueno es que el equipo tiene confianza -subrayó el míster- y sabe que en cualquier sitio puede ganar, que para ganar hay que trabajar mucho, que se tiene que esforzar... Yo creo que con esa intención vamos a ir, a intentar seguir el mismo ritmo de trabajo, el mismo esfuerzo, y lógicamente, a intentar traer los puntos para casa».

Claro que el Betis, un conjunto que está siguiendo una línea parecida a la del Racing esta campaña, no pondrá las cosas fáciles. «Ellos tienen un equipo que tiene que estar mucho más arriba al final de la temporada. Un equipo que gastó mucho dinero para intentar entrar en competiciones europeas, pero está demostrándose que la igualdad que hay en el campeonato es tremenda y no por gastar mucho se inicia fuerte. Ellos empezaron con dificultades, también tuvieron los cuatro rivales que a todo el mundo le deja con necesidad de puntos, ya la tuvieron, y están en la misma línea que nosotros, más o menos intentando acercarse a posiciones más tranquilas para, a partir de ahí, empezar a ver otros objetivos».

Un duro rival 

Su análisis del rival no deja lugar a dudas: el Betis le preocupa. «Yo creo que tienen jugadores de gran calidad en todas las líneas. Es un equipo que se reforzó para estar en competición europea. Creo que un equipo, como la mayoría, intenta tener el balón, intenta tener la posesión, intenta jugar en campo contrario, tiene ataques rápidos, con jugadores rápidos en bandas y laterales muy ofensivos. A partir de ahí intentan construir el fútbol ofensivo».

La fórmula que empleará López Muñiz, con toda probabilidad, no diferirá en mucho de la que ha venido utilizando en sus últimas citas y que tan bien ha funcionado: un once calcado del que hizo resucitar al Racing con las modificaciones necesarias para integrar a los recuperados y dar descanso a los lesionados.

Fuente: El Diario Montañés


Publicado por Castro2 @ 12:39 | 0 Comentarios | Enviar

Comentarios

Añadir comentario