Viernes, 31 de octubre de 2008

El Racing puede romper en enero el contrato con Mu?iz si el equipo est? en descenso

El Racing puede romper de forma unilateral el contrato que le une con el entrenador Juan Ramón López Muñiz en el caso de que el equipo esté en puestos de descenso en el mes de enero. Esta posibilidad aparece recogida en una de las cláusulas del contrato que en su día suscribieron Juan Ramón López Muñiz y Francisco Pernía y por el que el técnico asturiano quedó ligado al Racing durante dos temporadas. 

La situación de dificultad económica en la que se encuentran la mayoría de los equipos de Primera División, y de la que no es ajeno al Racing, podría llevar a los actuales rectores de la entidad racinguista a esperar hasta el mes de enero para tomar una decisión sobre la destitución o no de López Muñiz en el caso de que la mala racha de resultados se mantenga y el equipo no logre abandonar los últimos puestos de la clasificación.

Hay que recordar que López Muñiz tiene un contrato con el Racing de dos años (temporadas) de duración y que el técnico asturiano estaría cobrando en el Racing unos 600.000 euros anuales. En un principio y salvo que se llegara a un acuerdo y el técnico renunciara a algunas de las cantidades que le corresponden, el Racing se vería en la obligación de abonar al entrenador las dos campañas firmadas en caso de destitución, es decir, más de 1,2 millones de euros por solamente varios meses de trabajo al frente del club. Además, debería hacer frente, previsiblemente, a la destitución del resto de integrantes de su equipo. 

El problema que tiene esta situación es que el ambiente en el entorno del Racing está cada vez más crispado, sobre todo tras la última derrota en la Copa del Rey, ante el Murcia, un equipo que lucha por mantenerse en la Segunda División de la mano de Javier Clemente. 

Una abultada derrota este sábado en Valencia, ante el líder de la Liga, podría precipitar los acontecimientos y obligar a Francisco Pernía a tomar la decisión de destituir al técnico asturiano pese al coste económico que tiene la operación. Puntuar en Valencia e, incluso, una derrota 'honrosa' en Mestalla, garantizarían la continuidad del técnico al menos en los dos partidos siguientes.

El consejo de administración ha logrado eludir la crisis deportiva gracias a los dos desplazamientos consecutivos que ha tenido que afrontar el equipo y al hecho de que se haya decidido concentrarse en Oliva (Valencia) y no regresar a Santander. Sin embargo, las próximas citas serán en El Sardinero. La primera, el jueves, día 6, ante el Schalke 04 en la Copa de la UEFA, y el domingo, día 9, ante el sorprendente y peligroso Sporting de Gijón de Manolo Preciado.

Primeros pitos 

Los directivos racinguistas pueden encontrarse con que el equipo no logre reaccionar en esos dos partidos en Santander y la afición, ya muy enfadada por la confección de la plantilla y la marcha del equipo, pueda volverse contra el palco de El Sardinero. Ya en el último partido disputado en Santander, ante el Deportivo (0-0), hubo aficionados que se volvieron contra el palco para mostrar su desaprobación con el juego del equipo de López Muñiz.

Lo que la situación ha dejado en evidencia es que el entrenador ha perdido la confianza del consejo de administración. Sin embargo, en el seno de la directiva se confía en la implicación de la propia plantilla para tratar de reconducir la situación deportiva.

Fuente: El Diario Montañés


Publicado por Castro2 @ 15:43 | 0 Comentarios | Enviar

Comentarios

Añadir comentario