Jueves, 23 de octubre de 2008

Holanda como punto de inflexi?n

Holanda tiene muchas cosas que ofrecer. A la tierra de los tulipanes se puede ir con la idea de conocer una nueva esquina del mundo y una nueva cultura, para expandir nuestra mente, interrelacionar con sus paisanos, sumar conocimientos, estudiar la cantera del Ajax, seguir las huellas de Van Gogh o experimentar con ingredientes que aquí no están tan al alcance de la mano. El Racing ha ido para otra cosa. Se ha desplazado hasta la localidad de Enschede en busca de sí mismo, de la credibilidad de su proyecto y la paz con su entorno. Los de Muñiz buscan fútbol y la UEFA es el mejor escenario para ello.


El partido ante el Twente no llega en un mal momento. Sí en cuanto al juego que viene desplegando el equipo pero no en cuanto a la oportunidad que pone encima de la mesa de los verdiblancos. El choque que esta tarde (20.00 horas) se disputará en el coqueto estadio De Grolsch Veste supone un cheque en blanco para Muñiz y su equipo. Hay poco que perder en cuanto al resultado se refiere. Nadie obliga al conjunto cántabro a convertirse en un ‘gallo’ continental en su primera experiencia europea. Lo que sí le pide el aficionado es que le permita estar orgulloso de ser del Racing, y eso no viene sucediendo en las últimas semanas. Holanda es un buen escenario para olvidar lo sucedido el domingo, mostrar una pizca más de ambición o, por lo menos, encontrar un fútbol y un juego que el equipo aún no sabe que busca.

Avanzar en la UEFA más allá de la fase de grupos está al alcance del conjunto santanderino. Hay cinco equipos y pasan tres. Parce claro que Schalke 04 y Manchester City harán suyos los dos primeros puestos. El tercero lo peleará el Racing con el Twente y el PSG, por lo que los verdiblancos se la jugarán fuera de casa. Es por eso por lo que dar un golpe de efecto en Enschede valdría doble en lo deportivo y triple en lo social, ya que permitiría calmar los ánimos dentro del entorno racinguista.

Muñiz nunca ha ocultado que la prioridad es la Liga, por lo que la alineación que ponga hoy en liza estará condicionada tanto por el encuentro disputado el domingo pasado como el que habrá que jugar en Soria 72 horas después. Para empezar, dos hombres clave como Garay y Jonatan Pereira se han quedado en casa. El primero por lesión y el segundo porque así lo ha querido el entrenador. Cuesta entenderlo porque no fue de los que completó los noventa minutos en el duelo contra el Deportivo. El técnico asturiano ha decidido ponérselo difícil a sí mismo y limitará sus alternativas ofensivas guardándose en la manga a su mejor delantero. Esto puede invitar a pensar que el esquema que enseñe el entrenador en Holanda sea el 4-1-4-1, que es el que ha usado en sus dos últimos desplazamientos (Espoo y Pamplona).

El Twente, con el ex seleccionador inglés Steve McClaren al mando, alterna entre un 4-3-3 y un 4-4-2. Su mayor virtud está en la defensa aunque su ataque está por explotar. Sobre todo su mejor ariete, su máximo goleador en los tres últimos cursos que responde al nombre Blaise Nkufo. No es nada del otro mundo. Debe ser un equipo al que otro que fue capaz de empatar en el Nou Camp y que juega en la liga española le pueda meter mano. La competición holandesa es otra historia. Los de Enschede van séptimos después de seis jornadas, con tres partidos ganados, dos empatados y uno perdido cuando aún no se han medido a los grandes.

La cita es ideal para comenzar de cero. La televisión estará en directo y Muñiz debe aprovechar la especial ilusión que levanta la Copa de la UEFA entre los racinguistas. Es cierto que la Liga es lo primero, pero Europa ha pasado una vez y a saber cuándo lo vuelve a hacer. No hay que desperdiciar la ocasión.

Fuente: Alerta


Publicado por Castro2 @ 0:03 | 0 Comentarios | Enviar

Comentarios

Añadir comentario