Domingo, 19 de octubre de 2008

Empate a poco y primeros pitos en El Sardinero

El primer tiempo deparó un pobre juego que terminó por despertar los tímidos silbidos del público, que algo tenía que hacer para vencer al aburrimiento. Con el juego que viene mostrando el Racing y con el habitual autobús de Lotina sobre el campo, era previsible un encuentro así. El resultado al descanso podría haber sido: Racing ‘poco’ – ‘nada’ Depor.

Juan Ramón López Muñiz sorprendió a la parroquia local sentando en el banquillo a tres de los habituales: Gonzalo Colsa, Tchité y Munitis, además de dejar sin convocar a Christian Fernández. 

Lo más destacado del equipo cántabro fue el trabajo del doble pivote, formado por Luccin y Lacen, quienes realizaron un importante trabajo defensivo, e incluso el galo estuvo a punto de cambiar el marcador antes del descanso cuando envío un lanzamiento de falta al palo de la portería de Aranzubía.

Por su parte, el Deportivo de La Coruña, timorato y conformista, paso desapercibido durante los primeros cuarenta y cinco minutos. El aburrimiento generalizado despertó los primeros silbidos de la temporada por parte de los aficionados racinguistas.

De entre los once jugadores racinguistas que saltaron al césped, apareció también ‘el león’ Memé Tchité, en busca de ‘morder’ al Deportivo, que hasta ese momento era una presa indefensa.

Dentro del área coruñesa pudo producirse un penalty tras una falta esquinada que lanzó Óscar Serrano y que Garay remató de cabeza. El balón golpeó en el brazo de Lafita en lo que el colegiado pudo interpretar como pena máxima.

El Deportivo tuvo un par de acercamientos en dos lanzamientos desde la frontal del área que se marcharon por encima de la meta defendida por Toño, que no había visto la pelota de cerca hasta ese momento.

Muñiz cambió el sistema con la entrada de Gonzalo Colsa y recuperó el 4-1-4-1 estrenado en Villarreal. El técnico asturiano se conformaba con el empate y daba la impresión de que tenía miedo a ganar a un equipo que se había mostrado totalmente inofensivo.

Esa poca ambición del conjunto racinguista estuvo a punto de aprovecharla el equipo blanquiazul con un disparo de Juan Rodríguez que lamió por encima el larguero de la portería local. 

Al final, pobre empate en un aburrido partido que alarga la racha del Racing sin vencer en su feudo. Tras el pitido final, el público cántabro obsequió al equipo con una sonora pitada.

Fuente: El Diario Montañés


Publicado por Castro2 @ 21:39 | 0 Comentarios | Enviar

Comentarios

Añadir comentario