Domingo, 21 de septiembre de 2008

Demasiado castigo para un serio Racing

El Real Madrid se llevó demasiado premio en un partido serio del Racing que no mereció caer derrotado ante un equipo que aspira al título, y que esgrimió unos argumentos muy pobres para un club de su categoría. En apenas dos veces que el conjunto merengue se acercó a la meta de Toño sentenció el encuentro a su favor.

Durante la primera mitad, la parroquia de los Campos de Sport de El Sardinero pudo ver a un Real Madrid mediocre, que se encontró con un serio Racing de Santander, bien plantado en el campo, que daba más visos de mejor equipo que la galaxia de estrellas, hasta el momento fundidas.

En los compases iniciales, el conjunto cántabro dejó el dominio a los merengues, pero pronto se vio la pobreza de los argumentos visitantes y los hombres de José Ramón López Muñiz se pusieron manos a la obra en busca de la portería defendida por San Iker Casillas.

El Racing robaba el balón muy fácil en la medular, y Lacen y Colsa le ganaban la partida continuamente a Diarra y Guti, sin embargo, los cántabros fallaban en las transiciones defensa-ataque y las numerosas perdidas de balón desbarataban los contraataques.

A pesar del parco juego madridista, la calidad de sus jugadores es indudable, y rondando el minuto diez, el resucitado Higuaín se zafó de Christián Fernández en la banda derecha, pero su pase al corazón del área no encontró rematador. A los 18 minutos, el Real Madrid probó a Toño desde lejos, pero el meta alicantino desvió el balón a corner.

Los verdiblancos seguían el encuentro con el mismo guión y Jonathan Pereira tuvo una buena ocasión en una de sus genialidades. Un balón en el área pequeña, lo remato el gallego de chilena, pero se encontró con la pierna de casillas que despejó a corner.

Al filo del descanso, el creador del mediocampo madrileño, Guti, tuvo que retirarse por lesión. Su sustituto fue Rafael Van der Vaart.

Tras el descanso, el Real Madrid pareció cambiar el chip y apretó algo más al conjunto montañés aunque sin deslumbrar, y fruto de esa mayor intensidad, llegó el gol visitante. De nuevo, una internada de Higuaín por la banda derecha propició el pase atrás hacia De la Red, que batió a Toño ante la permisividad de la zaga racinguista.

El partido entró en una fase menos brillante, pero más intensa y Muñiz intentó buscar soluciones entre sus hombres de banquillo. El primero en entrar al campo fue Luccin por Lacen y posteriormente saltó al césped el aclamado Memé Tchité que sustituyó a un Valera

Con toda la carne en el asador, el Racing comenzó a crear peligro. Tchité creó más problemas en apenas unos minutos que el resto del equipo y Jonathan Pereira demostró que tiene mucha más profundidad cuando juega más lejos y de frente a la portería.

Sin embargo, como suele pasar en estos partidos, apareció el mago y se saco un gol de la chistera, y en este caso, el ‘Tamariz’ del Real Madrid es Ruud Van Nistelrooy, que de la nada se sacó un tiro cruzado que batió a Toño, dando el segundo tanto a su equipo y sentenciando al esperanzado Racing.

Para el que no ha visto este tipo de partidos, siempre, cuando se ve el resultado final queda la sensación de que el equipo grande ha hecho un partido brillante y el equipo pequeño no ha tenido nada que hacer. Sin embargo, el Real Madrid, con estos argumentos, luchará por la Liga, pero los merecimientos serán más discutibles.

Tchité estuvo a punto de recortar diferencias con un remate certero de cabeza a la salida de un corner, pero la mala suerte había envenenado el agua de la Fuente de Cacho, y Van der Vaart, agarrado al poste, despejó el balón a corner.

Al final, los locales tuvieron que resignarse a su destino y el Real Madrid se llevó el triunfo de El Sardinero en un encuentro en el que el resultado justo podría haber sido un empate.

Fuente: El Diario Montañés


Publicado por Castro2 @ 23:24 | 0 Comentarios | Enviar

Comentarios

Añadir comentario