Mi?rcoles, 23 de julio de 2008

La primera gran paliza en Alemania

Se acabó la tranquilidad. Ha empezado la concentración de Bad Kreuznach en serio. Objetivo: llegar en las mejores condiciones al primer partido de liga. El encuentro al que apuntan todos los técnicos del Racing sin querer mirar calendarios o competiciones europeas que aparecen en un horizonte muy cercano. No ha importado que los jugadores estén cansados del trabajo realizado en las instalaciones de La Albericia la pasada semana tras el largo periodo de vacaciones. La consigna está clara y es muy visible: caña, caña y más caña. Esto ya es otra cosa. Y es que el primer día completo de concentración en Bad Kreuznach ha supuesto la primera gran paliza para los futbolistas cántabros. Madrugón para empezar. Trabajo físico de aperitivo, gimnasio entre sesión y sesión, y preparación técnica para completar la jornada. De ella han salido ya las primeras molestias físicas, típicas de estas concentraciones.

El día fue largo e intenso, muy largo. A las nueve de la mañana, trabajo eminentemente físico, con esas series de mil y dos mil metros que tan poco gustan a los futbolistas, que tan aburridas son, pero que darán sus frutos cuando el balón eche a rodar. 

Una hora de trabajo exclusivamente físico nada más levantarse fue el aperitivo que preparó ayer Fernando Gaspar a los jugadores. Pulsómetro puesto, latidos controlados, reloj preparado y ¿a correr! en uno de los campos anexos al Fiedrich Moebus Stadion de Bad Kreuznach. Así durante una hora. 

Suerte tuvieron los futbolistas cántabros de que el Racing únicamente dispusiera de la instalación durante una hora. La llegada del conjunto alemán de Segunda División Wehem Whesbaden, que se encuentra concentrado en el hotel frente al Domina Park interrumpió la sesión, la primera del día. Ahora bien, que a ningún futbolista se le olvide que el Racing deberá compartir instalaciones únicamente hasta el día 25, fecha en la que el cuadro bávaro pondrá fin a su preparación en la ciudad de Bad Kreuznach. 

Tras un desayuno compuesto fundamentalmente por fruta, zumos, lácteos y cereales, los jugadores 'estrenaron' el gimnasio del hotel. Una instalación que dispone de todo lo necesario para el trabajo específico de los futbolistas. El cuerpo técnico dividió a la plantilla en dos grupos de trabajo, pero todos ellos pasaron por el gimnasio en tiempos de unos cuarenta y cinco minutos, a una hora. 

Tras el gimnasio, algunos futbolistas optaron por acudir a la terapia del hielo, para lo que se ha instalado una piscina en una de las saunas del hotel.

Idas y venidas

A media mañana se incorporó a la concentración el delantero internacional Iván Bolado, quien ha estado disputando el Campeonato de Europa sub 19, aunque con escasa fortuna. Bolado participó ya con el resto de sus compañeros en el trabajo que se realizó en el gimnasio.

Quien ha tenido que abandonar la concentración es Ebi Smolarek. El polaco dejó el hotel después del almuerzo por culpa de un problema familia y tras contar con el correspondiente permiso por parte de los técnicos y el club para viajar hasta Holanda. En un principio el delantero internacional tiene previsto reincorporarse el domingo.

La jornada terminó con el trabajo táctico en el campo de fútbol.

Fuente: El Diario Montañés


Publicado por Castro2 @ 18:14 | 0 Comentarios | Enviar

Comentarios

Añadir comentario