S?bado, 21 de junio de 2008

Merino:'Me voy con un sentimiento de frustraci?n y de decepci?n'

«El único motivo de mi salida del Racing es la disparidad de criterio con el presidente del club en cuanto a la forma de encarar el trabajo para el que había sido contratado». Con las ideas claras, muchas de ellas escritas en un folio, y después de dar las gracias a todos los estamentos del club por la colaboración encontrada, Jesús Merino cumplió su palabra y ofreció ayer, a través de los medios de comunicación, las razones de su adiós al Racing.

Merino citó un único motivo: la disparidad de criterios a la hora de realizar los fichajes. El suyo, basado en una secretaria deportiva «profesional, seria y estructurada acorde con el dinero que se mueve en el fútbol», y el del presidente Francisco Pernía, apoyado, según Merino, en una «asesoría externa que no es sólo consultiva, sino ejecutiva con todos los atributos», en una evidente alusión al representante Eugenio Botas, el hombre que prácticamente capitaliza todos los fichajes que realiza el Racing. 

Según Merino, su idea de secretaría técnica permitiría al Racing «anticiparse en la toma de decisiones» para fichar jugadores, dado que «no podemos competir de tú a tú con el resto de equipos desde el punto de vista económico». Mientras que, según el ex secretario técnico del club, la apuesta de Pernía resulta peligrosa, aunque su forma «presidencialista» de actuar «a día de hoy la va genial». 

«No puedo comulgar con cosas que no debo», aseveró Jesús Merino, tras insistir en que a él le gustaría otra forma de funcionar para un club de fútbol. 

«Frustrado»

Jesús Merino reconoció, a preguntas de los periodistas, que se marcha del Racing con un sentimiento de «frustración y de decepción» tras desvelar que tuvo que ser él mismo el que diera el primer paso para alcanzar el acuerdo definitivo con el club para su salida. «Vivo en una ciudad maravillosa, tengo un trabajo que no creo que tenga nunca uno mejor y encima he tenido que ser yo el que diera el primer paso para llegar a un acuerdo para mi marcha; imaginaros cuál es mi sentimiento de frustración y decepción».

El ex secretario técnico explicó que siempre creyó que podría cambiar la forma de actuar del club, pero que visto que no era posible optó por dar un paso hacia un costado y apartarse.

Merino, que asumió la responsabilidad en todos los fichajes como secretario técnico que ha sido a pesar de que en muchos de ellos no ha participado, sí trasladó el «orgullo» que siente por el trabajo realizado y declinó explicar cuáles de las contrataciones de estos dos últimos años fueron responsabilidad suya. «Vosotros lo sabéis igual que yo», dijo. Sólo hizo una única excepción: Ezequiel Garay. «A quien corresponda quiero decir que el fichaje de Ezequiel Garay fue una apuesta única y personal de Jesús Merino». El ex secretario técnico, que se despidió con un «aúpa Racing» y tras calificar a Juan Ramón López Muñiz de «gran entrenador y gran profesional», hizo un repaso por todos los estamentos del club a los que agradeció la colaboración prestada. Desde las limpiadoras - «que me abrían la puerta todos los días a las nueve y cuarto de la mañana»-, hasta Ana María Castanedo - «el único soporte del club en la sombra»-, pasando por Fede Castaños, Valentín Tolosa y Javier San Juan.

Fuente: El Diario Montañés


Publicado por Castro2 @ 19:34 | 0 Comentarios | Enviar

Comentarios

Añadir comentario