Viernes, 06 de junio de 2008

Mu?iz, adem?s de entrenador, dirigir? la comisi?n deportiva

La estructura técnica del Racing volverá a depender del entrenador del primer equipo. A Francisco Pernía le ha funcionado esa organización en las dos últimas temporadas y piensa repetirla. Los resultados le avalan. En este caso, tiene previsto crear una comisión deportiva en la que estará el propio presidente de la entidad y que liderará en el aspecto técnico, Muñiz. Junto a ellos, es previsible que configuren ese grupo de trabajo el consejero del club Roberto Bedoya, el segundo entrenador que venga con el asturiano, alguno de los miembros de la secretaría técnica y, tal vez, el director de las secciones inferiores, Isaac Gutiérrez.

En años anteriores, mientras que Portugal era un hombre acostumbrado al fútbol de despacho y tomaba él mismo la iniciativa de proponer a Pernía fichajes (Nikola Zigic, por ejemplo), el asturiano dejó bien claro que él prefería el trabajo de campo y, salvo casos puntuales, se limitaba a dar, o no, el visto bueno a las diversas propuestas. Éstas llegaban a través de hombres de su confianza como Eugenio Botas y Pablo Longoria (el gurú de Internet) o del secretario técnico de la entidad, Merino. Con éste la relación, que empezó con algún pequeño roce por el fuerte carácter de ambos, acabó siendo cordial. El presidente del Racing afirma no saber de fútbol y no se conoce de nadie que le lleve la contraria en ese aspecto. En cambio, presume de tener olfato a la hora de catalogar a las personas. Los hechos hablan por sí solos.

Olfato. Si la apuesta por Marcelino era por un caballo claramente ganador, la anterior, la de Portugal, fue arriesgada y le salió bien. Esta vez ha hablado, al menos, con Emery, con Arconada y con Muñiz y está convencido que su hombre es el gijonés.

A diferencia de lo ocurrido en temporadas anteriores, Muñiz ya tiene experiencia en duplicar sus funciones. En el campo y en la oficina. En el Marbella y en el Málaga no sólo ha entrenado al equipo profesional sino que se ha encargado de hacer los fichajes. En La Rosaleda, en un club en la ruina, fichó a diez jugadores a coste cero que a punto están de devolver a los malacitanos a Primera.

Aquí, independientemente de la decisión que tome Pernía sobre Merino y el informe en el que éste le pide refuerzos para la secretaría técnica, las contrataciones a realizar se quiere que se decidan en esta comisión. En lo técnico, la última palabra será la de Muñiz y en lo económico, el único que negociará será el presidente del club.

Fuente: As
Publicado por Castro2 @ 16:36 | 0 Comentarios | Enviar

Comentarios

Añadir comentario