Martes, 13 de mayo de 2008

Lo tienen en su mano

'Alea jacta est'. Sí, la suerte está echada. Ya sólo queda un partido y es como si toda una temporada se jugara a una carta. Como si todo lo ocurrido hasta ahora no sirviera para nada. Como si fuera la liga más corta del mundo. Un solo partido para decir el futuro de dos equipos o, por ser más exactos, un par de partidos, porque además del Racing-Osasuna también se juega este domingo el Mallorca-Zaragoza. Y ahí está el quid de la cuestión.

El Racing y el Osasuna parten con cierta ventaja en esta pelea con Europa y la supervivencia como como objetivos finales. Y es que a ambos les serviría para acabar la temporada contentos repetir en El Sardinero el resultado que se diera en el otro campo de batalla, en el Ono Estadi, de Mallorca.

Si el conjunto balear gana, una victoria del Racing en su casa metería a los cántabros en Europa y dejaría a los navarros en Primera. Todos felices en Santander. Si lo que ocurriera es que el Zaragoza ganara en Palma, una victoria del Osasuna en El Sardinero salvaría a los navarros y dejaría a los cántabros con los dos pies en la competición europea. De nuevo, todos contentos en Santander. Con un empate bueno, pues más de lo mismo. Felicidad a orillas de El Sardinero.

Por eso, el del domingo es un partido muy especial. Y es que dos equipos que se juegan toda la temporada a una sola carta podrán estar pendientes de lo que ocurre a 800 kilómetros de distancia y obrar en consecuencia.

Bueno, al margen de las cuentas que se pueden hacer -que también pueden ser las de la lechera, que nadie lo olvide-, de las inevitables cábalas de cualquier final de temporada que se precie y de las suspicacias, porque las habrá, lo que está claro es que el partido del domingo en El Sardinero será una verdadera fiesta. Y lo será por muchos motivos. El principal, porque el Racing se lo merece después de una temporada, sin duda, histórica, en la que se ha convertido por méritos propios, en el equipo revelación. Y también, porque la afición se lo ha ganado a pulso después de años y años de sinsabores. En esta temporada, con récord de abonados incluido, El Sardinero ha sido todo un fortín en el que el apoyo que los jugadores han recibido desde la grada ha resultado absolutamente fundamental.

Y con el fin de que esto sea así, los responsables del club santanderino han dado un primer paso al poner los precios de las entradas en unos niveles más que populares. La medida ya se ha puesto en funcionamiento en otros partidos, pero es en este, en el que el Racing se juega todo, en el que más lo necesitará el equipo. Si en otros partidos 'La fuente de Cacho' a sido el escudo tras el que se ha parapetado el Racing o, por contra, el trampolín que la precisado para ir a por el rival de turno, el domingo, ante el Osasuna, volverá a ser un elemento imprescindible para que el Racing, y quizá también el conjunto navarro, pueda poner su particular broche de oro a una temporada ya inolvidable.

Fuente: El Diario Montañés
Publicado por Castro2 @ 20:31 | 0 Comentarios | Enviar

Comentarios

Añadir comentario