Lunes, 21 de abril de 2008

La vida sigue igual

Llegaba el Racing al partido contra el Real Madrid en unas condiciones inmejorables para dar un salto cualitativo muy importante en la clasificación. Los resultados de sus rivales directos en la lucha por los puestos de la Liga de Campeones, por un lado, y por la UEFA, por otro invitaban al optimismo. Y es que una victoria ante el conjunto blanco habría colocado a los hombres de Marcelino en la cuarta posición de la clasificación. Pero no pudo ser.

Las diferencias que pese a todo existen entre el Real Madrid y el Racing marcaron el encuentro. Mientras que los cántabros no estuvieron acertados en las escasas ocasiones en que llegaron a las inmediaciones de Casillas, los 'merengues' hicieron diana a las primeras de cambio en una ocasión, o casi, generada por Robinho y Raúl.

Una llegada, un gol y tres puntos en el bolsillo de los de Schuster. No se puede pedir una mayor eficacia, sobre todo cuando sólo habían pasado 13 minutos desde que un pésimo Muñiz Fernández pitara el inicio del encuentro.

El equipo blanco había salido dispuesto a sentenciar el partido en el menor tiempo posible. Estaba jugándose la Liga y daba buena muestra de ello sobre el terreno de juego. El centro del campo, con Diarra, Gago y Sneijder, apoyado en las bandas por Robinho y Robben, superaba con claridad al del Racing. Y fruto de esta superioridad, el Madrid jugaba a su antojo, eso sí, sin aproximarse mucho a Toño. Había mucho tiempo por delante y los blancos no tenían prisa y el Racing tampoco.

Pero, en una acción en la que Robinho se había cambiado de banda por primera vez, el brasileño sacó un centro envenenado desde la derecha que Raúl, muy listo dentro del área, tocó lo justo para que Toño sólo pudiera ver como el balón acababa en el fondo de su portería.

El gol, como cabía esperar, llevó al Madrid a dar un pasito atrás y al Racing, como parece lógico, a asumir la responsabilidad del juego. Pero ni por esas cambiaron las cosas.

El equipo de Marcelino, a diferencia de la inmensa mayoría de los partidos de esta temporada, estaba haciendo aguas en prácticamente todas sus líneas. Atrás, los centrales estaban mostrando muchas de sus carencias. Arriba, la falta de eficacia que está siendo un verdadero lastre para los verdiblancos en la presente campaña. Y en el centro del campo, justo en la zona en la que debía comenzar a generarse el juego del equipo, demasiadas debilidades en el que estaba siendo uno de sus peores partidos de este año.

Con todo, el Racing fue aproximándose con cuentagotas a la portería de Casillas. Primero lo hizo en una jugada de Munitis y Tchité, en la que el disparo del congoleño salió fuera por poco. Unos minutos después, con un remate de César Navas tras un pase de Moratón en un córner. Su cabezazo salió fuera por apenas unos centímetros. El Racing había tenido en su mano el empate, pero sin embargo no había sido capaz de conseguirlo.

Tras el descanso las cosas no sufrieron grandes cambios. El Madrid seguía a lo suyo. A dejar que pasaran los minutos y a tratar de aprovechar los huecos que el Racing dejara en el mismo momento en que se viera obligado a adelantar sus líneas para tratar de conseguir algo positivo. Pero ni los blancos dispusieron de muchos contragolpes, ni los cántabros se marcharon con claridad a por el partido. De hecho, en los segundos 45 minutos, las ocasiones fueron no sólo menos numerosas, sino también menos claras. A apenas una llegada clara que Tchité no se atrevió a rematar con la izquierda se redujo el bagaje ofensivo de los cántabros.

El partido estaba en una situación magnífica para el Real Madrid. Sin sufrir sobresaltos en su área, los blancos se perdían en innumerables toques en el centro del campo cuyo objetivo era encontrar algún hueco en la zaga verdiblanca. El primer aviso llegó cuando Robben envió el balón fuera tras plantarse sólo ante un dubitativo Toño. El segundo, cuando Higuaín puso la sentencia al partido en el tiempo añadido. Tres ocasiones de gol, y dos tantos. Ante eso poco o nada pudo hacer un Racing que, en cualquier caso, no fue el de las mejores tardes.

Pese a todo, pese a la derrota, las cosas no han supuesto demasiados cambios para los de Marcelino, que todavía conservan intactas sus opciones de 'Champions' y mantienen consolidadas sus posibilidades de jugar la próxima temporada la UEFA.

Fuente: El Diario Montañés
Publicado por Castro2 @ 18:22 | 0 Comentarios | Enviar

Comentarios

Añadir comentario