Domingo, 20 de abril de 2008

El Atl?tico de Madrid facilita el camino del Racing a la 'Champions'

Con un sonoro y casi unánime «¿Aguirre, vete ya!» y una expresiva pañolada despidió la indignada afición del Atlético a un equipo que sucumbió ante el Betis en el día de las peñas rojiblancas, una jornada tradicionalmente aciaga para el club del Manzanares, y puso en serio peligro su clasificación para la próxima Liga de Campeones.

Pese a estar repleto de bajas, el Betis fue mucho más conjunto, tuvo orden, oficio y pegada, y se ganó con todo merecimiento la salvación. Jugó bien pero encontró la inestimable colaboración de un rival con un portero casi de futbolín, una defensa hecha un manojo de nervios, un centro del campo menor y un ataque, con el 'Kun' a la cabeza, que lleva camino de terminar tan harto como 'El Niño' Torres.

El resistente Betis de Chaparro salió valiente, decidido, sabedor de que si presionaba la salida del balón del Atlético pondría un nudo en la garganta del rival y de su hastiada hinchada. Y enseguida encontró premio a su actitud. Un error de Seitaridis, un disparo de José Mari, un despeje infame, un Perea que se aparta y un remate sutil de Juande.

Como su equipo no era capaz de hilvanar una jugada en condiciones, el 'Kun' se buscó la vida y agarró un disparo durísimo que se comió Casto al despejarlo hacia adentro. Quedaba una hora larga por delante y en el tramo final de la primera parte el Atlético sí dejó la sensación de que podía remontar. Forlán, en un disparo bombeado, provocó los mayores aplausos. Como Simao volvió a sufrir problemas musculares -no los tuvo en su carrera hasta que llegó al Atlético--, Reyes encontró una nueva oportunidad que tiró por la borda. Luchó, eso es innegable, pero no dio una y, sobre todo, en la segunda parte falló un gol cantado al rematar con la derecha peor que el más zocato de los juveniles.

De nuevo, el Betis enseguida sacó tajada de su acierto y de los regalos del rival en la segunda mitad. Pablo hizo una faltita innecesaria en la frontal del área y Xisco la lanzó de maravilla. Leo Franco, reaparecido la semana pasada en Valladolid tras una larga lesión, se lanzó tarde, lento y mal. El Atlético se descompuso del todo y, en un magnífico contragolpe llevado por Melli, Capi le dio la puntilla.

El Barça, cuesta abajo

Definitivamente, esta no es la Liga del Barça, que lo intentó de todas las formas posibles ante el Espanyol, sobre todo en la segunda parte, pero se mostró romo, ansioso y sin suerte, y además se encontró con un Kameni inmenso. Con sólo una victoria en las últimas ocho jornadas, los azulgrana tiran por la borda cualquier opción de pelearle la Liga al Madrid y se jugarán el ser o no ser en la 'Champions'. Si el año pasado un empate forjado por Tamudo les birló a última hora la Liga en beneficio de los blancos, esta vez las tablas de los 'pericos' certificaron su precipitado adiós al título.

Con sólo ver a Iniesta y Messi en el banquillo quedaba muy claro que el Manchester United era la prioridad. Ganar al Espanyol era obligatorio para mantener al menos un mínimo de ilusión en el torneo de la regularidad, pero la 'Champions' es el verdadero asidero y Rijkaard pensó que para vencer al vecino pobre de la Ciudad Condal no era necesario arriesgar. Y se equivocó.

Fuente: El Diario Montañés
Publicado por Castro2 @ 0:58 | 0 Comentarios | Enviar

Comentarios

Añadir comentario