Domingo, 13 de abril de 2008

Euroracing

Sólo hay un sitio hacia el que el Racing pueda mirar: Hacia arriba. Y más tras la importante victoria conseguida ayer en Mestalla ante un Valencia que no parece capaz ni siquiera de tocar fondo y que, como otros muchos equipos, acabó sucumbiendo al fútbol resultón del grupo que dirige Marcelino García Toral.

El conjunto santanderino, con 53 puntos en su casillero está de nuevo metido de lleno en la lucha, no sólo por la UEFA, que más que nunca tiene al alcance de su mano y que, dependiendo de los resultados de sus rivales hoy, podría quedar poco menos que sentenciada, sino de la Liga de Campeones, un premio que sólo podría ser calificado como impresionante para una temporada que está siendo, verdaderamente, histórica.

Antes del partido, quien más y quien menos podía tener dudas respecto a cómo podía afectar la derrota de hace siete días ante el Deportivo. Pues bien, el conjunto de Marcelino hizo lo que hay que hacer ante las adversidades: Sacar algo positivo de ellas. Justo lo que necesitaba para hacer que cualquier atisbo de duda quedara totalmente disipado.

El Racing dejó muestras evidentes que lo de hace siete días contra el Deportivo no fue más que un desgraciado accidente. Como si ante los gallegos no hubiera pasado nada, los hombres de Marcelino volvieron a ser el Racing de siempre.

En su papel

Tras los minutos iniciales, en los que fueron los jugadores de Koeman los que trataron de tomar el mando del partido, labor en la que no tuvieron demasiado éxito, fue el conjunto santanderino el que se movió a sus anchas sobre el césped de Mestalla. Con las líneas muy juntitas, tal y como le gusta al técnico asturiano, cualquier intentona de los valencianos se estrellaba en un muro que se les presentaba como prácticamente infranqueable. Lo era en primera instancia, con un centro del campo batallador. Y, por si acaso, por detrás estaba una defensa que había recuperado la seriedad y contundencia de siempre.

En esta situación, la que más les gusta a los hombres de Marcelino, el Racing fue, poco a poco, asumiendo el control del partido. No es que este dominio le permitiera llegar con demasiada claridad al área de Hildebrand. No, lo que le permitió fue no pasar apuros en su propia portería, ya que el balón se jugaba a demasiados metros de ella.Arriba, donde el conjunto verdiblanco está evidenciando más problemas a lo largo de esta campaña, las cosas no discurrieron todo lo bien que hubiera querido su técnico, que tiene en la eficacia goleadora quizá su único caballo de batalla en este equipo. Tchité, en dos ocasiones, estuvo en disposición de marcar, aunque no estuvo demasiado acertado en la definición.

Pero todo lo bien que lo había hecho el conjunto santanderino en los primeros 45 minutos se fue al traste nada más comenzar la segunda parte. El Racing estaba ahora mucho más incómodo. Su trabajo ya no daba el resultado apetecido. Por contra, el de su rival, sí.

Eran los peores minutos de un Racing que veía como los de Koeman acosaban la portería de Toño, eso sí, con el mismo acierto, es decir ninguno, que los cántabros habían tenido durante toda la primera mitad. La situación, afortunadamente para el Racing, cambió en una acción aislada en la que Colsa fue más hábil que los defensas para, en dos ocasiones rematar sobre la portería de Hildebrand. En la segunda acertó y logró un gol que colocaba a su equipo en una situación inmejorable. Sin embargo, apenas tres minutos después, un penalti de Duscher sobre Morientes acabó en gol tras la actuación del especialista local, el asturiano Villa.

El rápido empate dio alas al Valencia que hasta en dos ocasiones envió sendos remates al palo. El Racing sufría, mucho, pero no se desesperaba. Y fruto de esta tranquilidad llegó el tanto de la victoria. Una contra creada por Smolarek y Pablo Álvarez acabó con un centro de éste que Tchité, en fuera de juego, convirtió en gol.

Ahí terminó el partido. Bueno, exactamente ahí no, sobre todo para el Valencia, que tuvo que acabar viendo la enésima pañolada de la temporada. Eso sí, en la de ayer por lo menos le queda el consuelo de que la provocó un gran equipo. Uno de los que pelea por la 'Champions'.

Fuente: El Diario Montañés
Publicado por Castro2 @ 11:53 | 0 Comentarios | Enviar

Comentarios

Añadir comentario