Domingo, 13 de abril de 2008

El Racing pesca en r?o revuelto

El Racing no fue el mejor del año, solo fue un buen Racing, pero a día de hoy cualquier equipo medianamente entonado le da un meneo a este Valencia que no juega a nada. Ni una vez pisaron los locales el área de Toño en toda la primera mitad, con lo que queda todo dicho.

Morientes se desesperó en su regreso a la titularidad, sin recibir un solo balón, sin apoyos, incluso bajando a presionar para intentar tocar ese balón que el Racing mimó, a veces en exceso, durante toda la primera mitad.

Las ausencias de Banega, Villa y Mata, presumiblemente reservados por Koeman para la final de Copa, se notaron en la falta de movilidad del equipo ché. Si a esto le sumamos la irregularidad de Joaquín y de Silva tenemos como resultado un equipo sin cuerpo y sin alma, en el que solo se salvó la insistencia de Morientes y alguna que otra parada de Hildebrand.

Se adelanta el Racing

El inicio del segundo acto racinguista fue mucho mejor que el primero, y en quince minutos provocó que la mala uva se instalara una vez más en la grada de Mestalla, cuando Colsa inauguró el marcador tras cabecear fenomenal un centro de Ayoze y aprovechar el rechace tras no menos fenomenal parada de Hildebrand.

Pero fue entonces cuando se destapó el Valencia. El primer balón en condiciones que tocó Morientes lo convirtió en penalti, tras una magnífica jugada personal que interrumpió Duscher de manera aparatosa. La responsabilidad la asumió Villa, que había entrado al campo minutos antes. La tranquilidad del '7' fue definitiva para batir a Toño. Es el undécimo gol de Villa en Liga, el tercero de ellos que consigue desde los once metros.

La mala suerte ché

El empate dio alas a los locales, que ofrecieron los mejores minutos del partido para encontrarse primero con el larguero y después con el palo, en ambas ocasiones a cargo de Morientes, que fue la auténtica referencia atacante del Valencia, pero le faltó un pelo para adelantar a su equipo.

Los diez minutos de pájara del Racing permitieron que Mestalla se volcara con los jugadores y a punto estuvo el Valencia de conseguir la remontada, pero el equipo de Marcelino, a quienes muchos otorgan la candidatura de entrenar al Valencia el próximo año, se reencontró y bordó una jugada magnífica que culminó Tchité tras asistencia de Pablo Álvarez.

Al final, otros tres puntos que se escapan de Mestalla y que acongojan y enervan un poco más a la afición, mientras el Racing no termina de soñar.


Fuente: As
Publicado por Castro2 @ 0:53 | 0 Comentarios | Enviar

Comentarios

Añadir comentario