S?bado, 15 de marzo de 2008

El partido de la ambici?n

Francisco de Quevedo afirmó en una ocasión: «Lo mucho se vuelve poco con sólo desear otro poco más». Y es que el encuentro liguero frente al Getafe demostrará la fortaleza mental y la codicia en las pretensiones del Racing esta temporada.

Saber sobreponerse a la expectación que genera la cita del miércoles es una tarea harto complicada. El premio de la Copa del Rey se ve nítidamente a corto plazo, mientras que el final de liga parece ubicarse en las antípodas. La cuarta plaza pasa por el Coliseo Alfonso Pérez, más si cabe cuando sus más inmediatos perseguidores (Atlético de Madrid, Sevilla, Español) tienen sus cinco sentidos puestos en el campeonato doméstico.

Pase lo que pase, resulta esperanzador escuchar a los miembros del vestuario racinguista cuando definen los puntos que se ponen en juego en tierras madrileñas como «muy importantes». Nadie quiere hablar de la competición del KO porque entienden que el partido de liga es otra final. Y a tenor de su trayectoria habrá que hacerles caso. El conjunto montañés ha demostrado una actitud irreprochable a lo largo de toda la campaña y pese a las rotaciones, los once jugadores que salten al terreno de juego cuentan con la total confianza de sus aficionados. Ya lo explicó el técnico asturiano, «mi intención es ganar los dos encuentros y por esa razón hay que intentar que los jugadores afronten los dos partidos frescos física y mentalmente».

Por ese motivo Tchité, Duscher, Ayoze y César Navas, se han quedado en Santander con vistas al duelo copero. Por otro lado, si hay dudas en el bando racinguista sobre cómo responderá el equipo con las rotaciones y si pesará el choque del miércoles en la mente de los cántabros, la predisposición del Getafe alberga una mayor incertidumbre. En el entorno azulón todavía se habla del rival asignado en los cuartos de final de la UEFA. El Bayern Munich ha usurpado todo el protagonismo al partido liguero y la semifinal de la Copa es su objetivo más inmediato. El cansancio físico tras la eliminatoria con el Benfica, la acumulación de compromisos históricos, las múltiples bajas o la décima posición en la tabla, juegan en contra de los hombres de Michael Laudrup. No obstante, la buena noticia para el técnico danés es la recuperación de Pablo Hernández, Uche y Braulio.

Fuente: Alerta
Publicado por Castro2 @ 22:50 | 0 Comentarios | Enviar

Comentarios

Añadir comentario