Lunes, 18 de septiembre de 2006

El Sardinero se visti? degala para recibir al Barcelona

Magn?fico aspecto, pese al la Liga de F?tbol Profesional

El Bar?a siempre es el Bar?a. Y si se encuentra en el magn?fico momento por el que est? atravesando, m?s todav?a. Ayer, El Sardinero, pese al cambio de fecha impuesto por la Liga de F?tbol Profesional, presentaba un ambiente de los que pueden considerarse de gala. Y es que no en muchas ocasiones se supera la barrera de los 19.000 espectadores. 19.241 exactamente fueron los que presenciaron el partido.

Junto a los fieles racinguistas de todos los partidos, estaba en esta ocasi?n un buen n?mero de aficionados cul?s que aprovecharon la visita liguera de los azulgranas para disfrutar de sus ?dolos un poco m?s de cerca.

Poco import? que en el aeropuerto y en el hotel de concentraci?n los azulgranas se mostraran un poco m?s 'bordes' de lo que cabr?a esperar. Los hombres de Rijkaard recibieron el cari?o de un campo que, como siempre que uno de los dos grandes visita Santander, divide su coraz?n. Por un lado, est?n los seguidores verdiblancos, por otro, los cul?s.

Unos y otros no pararon de animar durante los 93 minutos que dur? el partido. Y lo hicieron sin roces, dentro de la m?s absoluta normalidad y eso que, como siempre en estos casos, las banderas verdiblancas estaban mezcladas con las azulgranas, algo que ya ocurri? en los proleg?menos del partido, cuando los numerosos ni?os que optaron por el Bar?a para tener una foto de recuerdo lo hicieron vistiendo la camiseta del conjunto santanderino.

Tampoco hubo excesivos problemas sobre el terreno de juego. Ni siquiera los gritos contra Samuel Eto'o, habituales en las ?ltimas temporadas, y que ayer quedaron reducidos a unos instantes tras un encontronazo con el racinguista Vitolo, pasaron ayer de ser meras an?cdotas que ni siquiera se vieron reflejados en el acta de Velasco Carballo. Tambi?n tuvo su raci?n de gritos el canterano catal?n Oleguer, que recibi? una sonora pitada cuando sustituy? a Puyol en la segunda parte. Pero pronto se olvidaron los aficionados racinguistas del central, que no volvi? a ser increpado ni una sola vez m?s.

EL DIARIO MONTA?ES
Publicado por Cerredo @ 7:25 | 0 Comentarios | Enviar

Comentarios

Añadir comentario