Lunes, 24 de abril de 2006

En coma profundo

La ca?da en picado del Racing no parece tener fin. Ayer, en un p?simo encuentro y ante el que quiz? ha sido el mejor equipo que este a?o ha pasado por El Sardinero, el Getafe, el conjunto santanderino dio un paso m?s hacia un descenso del que s?lo parece poder salvarle un milagro o, lo que parece m?s probable, la existencia de equipos peores que ?l en la categor?a.

El Racing, que ayer vio como se cerraba la etapa de Manolo Preciado en el banquillo al presentar el t?cnico su dimisi?n, jug? el peor encuentro de la temporada. Poco importaba que se tratara de un partido de una importancia vital o que el rival llegara a esta jornada con el sue?o europeo como ?nico y lejano objetivo. Ni siquiera el hecho de contar con m?s apoyo de lo habitual en la grada fue aprovechado.

El Racing fue un aut?ntico desastre en el que nada, o por ser justo, casi nada, funcion?. La defensa estuvo lenta en la mayor?a de las acciones y desafortunada en los uno contra uno. El centro del campo, por mucho que lo intentaran sus componentes, no dio pie con bola. Y la delantera lo de siempre. Apenas alguna acci?n de Anto?ito, que adem?s de marcar un gol dispuso de alguna otra ocasi?n no demasiado claro, y, como siempre, Aouate, con varias intervenciones decisivas, pusieron alguna nota positiva para los santanderinos. El resto, como en otras muchas veces a lo largo de una temporada p?sima, para olvidar.

Las cosas claras

Desde el minuto uno de juego qued? claro que el partido no iba a ser sencillo para los de Preciado. El Getafe, como el que no quiere la cosa, se plant? a las primeras de cambio ante la porter?a de Aouate con total comodidad. Menos mal que el israel? estuvo atento para desbaratar la clar?sima oportunidad de Vivar Dorado. El toque de atenci?n no debi? ser bien entendido por el Racing, que apenas unos minutos despu?s vio como Alberto pon?a de nuevo al portero verdiblanco en apuros.

El conjunto racinguista deambulaba por el campo como si tuviera cuarenta y tantos puntos en la clasificaci?n y su ?nico objetivo fuera llegar al final de la temporada cuanto antes y con el menor n?mero de lesionados posible. Nada m?s lejos de la realidad. El Racing est? con el agua al cuello, a un ?nico punto de la zona de descenso y, lo que quiz? es peor, ofreciendo unas sensaciones que hacen temer a los aficionados lo peor, es decir, que el a?o que vienen, de seguir as?, tendr?n que conformarse con ver a su equipo en Segunda.

La diferencia entre Racing y Getafe era tan grande que el empate a un gol que registraba el marcador cuando Fern?ndez Borbal?n se?al? el final de la primera parte era una absoluta injusticia, ya que los madrile?os merecieron irse al vestuario con el partido ya resuelto.

Las cosas cambiaron, o al menos esa fue la impresi?n que dio durante algunos minutos, tras el descanso. Los jugadores del conjunto c?ntabro dieron la impresi?n de estar m?s motivados, a la vez que los madrile?os parec?an conformarse con un resultado que sab?an a ciencia cierta que podr?an remontar en el mismo momento en que lo intentaran con un poco m?s de ah?nco. Pero ni siquiera fue necesario que los de Schuster pusieran demasiado empe?o para llevarse los tres puntos. El Racing fue v?ctima de su propio desprop?sito, o quiz? habr?a que decir de su propia incapacidad, porque dio la sensaci?n que en el club c?ntabro no hay m?s cera que la que arde. En una internada de Riki por la izquierda, el ex madridista se plant? solo ante Aouate para conseguir el 1-2. Ah? se esfum? cualquier ilusi?n para los hombres de Preciado.

Un espejismo

El atisbo de recuperaci?n tras el descanso se qued? en un mero espejismo y lo que hasta ese momento hab?a sido un juego muy pobre empeor? todav?a un poco m?s. El Racing no dejaba entrever capacidad de recuperaci?n alguna y era un juguete en manos de un equipo muy serio, que sab?a qu? hacer en cada momento y que dispuso de alguna otra ocasi?n para marcar, como fue la de Pern?a que con un libre directo lanzado de forma magistral sentenci? el encuentro.

Ahora, tras la en?sima desilusi?n para sus aficionados, el Racing se ha colocado en una situaci?n verdaderamente cr?tica, situado al borde del abismo del descenso y con la sensaci?n de ser incapaz de evitar una ca?da de la que s?lo el desacierto de los dem?s puede librarle.

Ante el M?laga, con un revulsivo en forma de nuevo entrenador en el banquillo, el equipo deber? demostrar si es capaz de mantener el tipo en el tramo final del campeonato o, por contra, si est? condenado, tal y como los m?s pesimistas han presagiado desde hace mucho tiempo, a pasar una vez m?s por el infierno de la Segunda Divisi?n.

Fuente: El Diario Monta??s
Publicado por Castro2 @ 14:13 | 0 Comentarios | Enviar

Comentarios

Añadir comentario