Lunes, 27 de marzo de 2006

Un puntito y gracias

El Racing tuvo que conformarse con un empate ante un Zaragoza que se mostr? muy superior y que pudo haberse llevado la victoria Aouate, con cuatro intervenciones magistrales, fue decisivo para que el equipo santanderino sumara un punto en El Sardinero


Ni jugando con un once m?s destinado a la contenci?n que a otra cosa, ni haci?ndolo tras el descanso con un equipo te?ricamente m?s ofensivo. El Racing ayer naufrag? estrepitosamente ante un Zaragoza que pudo haberse llevado el partido con total comodidad pero que, para alegr?a de los c?ntabros, dej? que el equipo de Manolo Preciado sumara un punto, lo ?nico positivo que puede extraerse de un partido, como otros muchos de los disputados esta campa?a en El Sardinero, muy malo.

El conjunto de Preciado estuvo, como casi siempre, bien colocado sobre el terreno de juego pero ah? acabaron sus virtudes. Bueno, ah? exactamente no, y es que Aouate volvi? a dejar claro que es un baluarte important?simo para este equipo. Al margen de estos dos aspectos, nada de nada. Ni con un delantero, ni con dos. Ni con el trivote, no con s?lo dos en el centro absolutamente nada.

Nada en ataque, donde Anto?ito, desaparecido como hace unos d?as ante el Betis, estaba aislado y sin posibilidad de recoger ni siquiera uno de los escas?simos balones que perdi? la zaga ma?a. Nada en el centro del campo, en el que, por mucho que hubiera un gran n?mero de efectivos, nadie era capaz de tomar las riendas del juego, s?lo Dami? lo intent? por su banda con algo de acierto, el mismo que le falt? en el remate en un par de ocasiones. Y apenas nada en defensa, la l?nea menos mala en la jornada de ayer.

Con este panorama, nadie pod?a pensar que el Racing obtendr?a algo mejor que un empate y ni siquiera esto depend?a de los hombres de Preciado, ya que el Zaragoza daba la impresi?n de que a nada que apretara, podr?a llevarse el partido.

Los aragoneses se limitaron a esperar a que el Racing, lento en exceso y empe?ado en utilizar el eterno vicio de los pases en largo desde la defensa, perdiera el bal?n en el centro del campo para tratar de sacar partido de la velocidad de sus atacantes. No lo hicieron, en buena medida, gracias a que Aouate estuvo de nuevo en su papel de salvador al sacarle dos disparos a bocajarro a Sergio Garc?a y otro no menos peligroso a Diego Milito.

Cambio radical

El Racing fue durante toda la primera parte incapaz de aproximarse con peligro a la porter?a de un aburrido C?sar y esto oblig? a Preciado a tirar la casa por la ventana y hacer una apuesta mucho m?s ofensiva tras el descanso. Dej? a Regragui y a Antonio Tom?s en la caseta para dar un nueva oportunidad a Pinilla y a Melo y, a su vez, otorgar al equipo una mayor capacidad ofensiva. Pero como en la primera parte, nada de nada, incluso fue el Zaragoza, que tambi?n hab?a apostado por la velocidad de Ewerthon, el que tom? de forma definitiva las riendas del partido y el que dispuso de las mejores ocasiones para haberse llevado los puntos en juego. Y es que con el partido abierto, los ma?os impusieron la incuestionable calidad de su plantilla.

La soledad del delantero

Si Anto?ito estuvo solo en la primera mitad, en la segunda encontr? la compa??a de Pinilla. Ambos, y posteriormente Juanjo, vieron desde lejos como sus compa?eros trataban de frenar las cada vez m?s numerosas acometidas de los de V?ctor Mu?oz mientras eran incapaces de enviarles un bal?n en condiciones. Y es que ayer no era el d?a de Melo, que se dedic? a hacer la guerra -contra los rivales y contra el p?blico- por su cuenta, ni de Vitolo y Casquero, que bastante ten?an con impedir que los zaragocistas llegaran a?n con m?s comodidad a las inmediaciones de Aouate -de nuevo providencial con sus intervenciones-, ni de Jonatan, fundido cuando todav?a quedaba media hora de partido. Con este panorama, el Racing no pod?a aspirar a nada que no fuera acabar tal y como hab?a empezado, con el empate a cero en el marcador, aunque para eso Pablo Alfaro y el portero israel? tuvieran que emplearse a fondo en varias ocasiones.

Alivio final

Al final, y tras alg?n que otro susto, el Racing pudo respirar aliviado por el punto sumado y por los malos resultados de los equipos que se encontraban por debajo de ?l en la tabla clasificatoria. Y es que en esta apretada Liga el Racing parece tener la fortuna de que hay equipos que lo est?n haciendo mucho peor que ?l. As? que habr? que esperar que los de los puestos de descenso no mejoren, porque lo que por el momento parece imposible es que el Racing s? lo haga. Al menos, en El Sardinero, porque lo que es fuera veremos el pr?ximo domingo en Riazor.

EL DIARIO MONTA?ES.
Publicado por Cerredo @ 7:15 | 0 Comentarios | Enviar

Comentarios

Añadir comentario