Lunes, 27 de febrero de 2006

Oportuna reacci?n

El Racing, tras jugar una mala primera parte, fue un equipo radicalmente diferente tras el descanso, cuando logr? empatar Pinilla y Wilfried Dalmat lograron sus primeros goles como racinguistas y dieron un punto al equipo de Manolo Preciado


El Racing celebr? ayer su particular fiesta de carnaval. En la primera parte salt? al terreno disfrazado de equipo rampl?n, sin apenas control del juego, con sus l?neas demasiado separadas y con una mordiente ofensiva m?s bien escasa. No se parec?a en absoluto al Racing que se esperaba. Pero, tras el descanso, los hombres de Preciado se quitaron la careta y respondieron de lleno al gui?n m?s o menos previsto: Un conjunto que juega muy juntito, seguro en la l?nea de contenci?n y que llega al ?rea rival con mucho peligro. El Racing de los desplazamientos.

El Racing hab?a vuelto a 'regalar' 45 minutos a un rival, el Alav?s, que cuando se le dej? jug? a sus anchas, pero que cuando se vio apretado demostr? todas sus carencias, tanto en lo que hace referencia a su plantilla, como a las decisiones que se adoptan desde el banquillo. Y es que nadie debe olvidar que en ?l est? el que fuera presidente-entrenador del Racing, Dmitry Piterman, que ahora ejerce, para descontento de sus aficionados, en tierras vitorianas.

Poco record? el Racing de los primeros 45 minutos ayer en Mendizorroza al que suele brillar en los partidos que juega lejos de El Sardinero. La fuerza del centro del campo, el f?tbol de r?pido y de control y la capacidad de sorpresa de sus hombres de ataque, armas claves para los c?ntabros en much?simos encuentros, estaban brillando por su ausencia. Y bien que lo notaba el equipo.

Quiz? fuera que durante los primeros minutos jug? como si lo hiciera en su campo -los aficionados locales no entraron al estadio hasta superado el minuto 10- pero lo cierto es que el conjunto de Manolo Preciado se parec?a m?s al equipo dubitativo y poco efectivo de los encuentros que jugaba en el primer tramo de la temporada ante su afici?n que al que ha venido manteniendo una impecable racha como visitante desde hace ya muchas semanas.

Demasiados errores

Las imprecisiones en las entregas, las dudas en algunas situaciones defensivas y, sobre todo, la enorme distancia entre la l?nea de contenci?n y el resto del equipo propici? que el Alav?s, eso s?, con mucha movilidad -ya lo hab?a avisado el t?cnico racinguista-, tomara las riendas del partido.

Del conjunto vitoriano fueron las mejores ocasiones, o quiz? mejor ser?a decir, todas las ocasiones, ya que el Racing, salvo en la jugada que acab? en penalti tras una buena acci?n de un brillante Melo con la inestimable ayuda del ex racinguista Coromina, no inquiet? en absoluto al meta Costanzo.

El Alav?s, mucho mejor colocado sobre el terreno de juego que en la pantomima del Bernab?u, s? tuvo ocasiones para marcar. Lo hizo en dos ocasiones y bien pudieron ser m?s a nada que sus atacantes hubieran estado algo m?s acertados. En cualquier caso, una llegada de Nen?, que trajo en jaque a Regragui, que volv?a a la titularidad, y otra de Aloisi, que entr? por la zona de Garay como Pedro por su casa, colocaron a los vitorianos por delante en el marcador. No hab?an hecho nada del otro mundo, cierto, aunque s? cumplieron con su cometido, algo de lo que no pod?a presumir el Racing.

Cambio radical

Pero debi? haber charla en el vestuario porque el Racing sali? tras el descanso de una manera radicalmente diferente. Ya no hab?a los espacios por los que Bodipo y compa??a campaban a sus anchas, ni en el centro del campo dejaban tanta libertada a los rivales. Por no decir nada de los hombres de ataque, ahora mucho m?s incisivos. El Racing se hab?a quitado el disfraz de equipo mediocre para lucir sus mejores galas, las de conjunto visitante, lo que, cuando se habla de los jugadores santanderinos, quiere decir que se visti? de ganador.

Y a punto estuvo de serlo si Pinilla, Anto?ito o Melo hubieran tenido algo m?s de fortuna en los ?ltimos metros, El que s? la tuvo fue el peque?o de los Dalmat, Wilfried, que lanz? un fuerte disparo desde la frontal del ?rea que se convirti? en el tanto del empate para los c?ntabros.

Con el gol, y con el par de ocasiones que le sucedieron, se acab? el partido. El Racing ten?a la lecci?n aprendida y no quer?a que, una vez m?s, el meritorio punto que ten?a en su haber, se convirtiera en otra decepci?n. En esta tarea tambi?n ayud? el banquillo local, que cuando m?s lo necesitaba su equipo quit? al delantero m?s batallador, el ex racinguista Bodipo. A partir de ese momento, los vitorianos lo intentaron con m?s coraz?n que cabeza, mientras que el Racing, poco a poco, haciendo las cosas sin demasiada prisa y sin caer en imprecisiones absurdas, mantuvo el control del encuentro. Ya no llegaba tanto arriba, pero poco importaba ya. El trabajo se hab?a hecho y el punto ten?a un sabor a victoria, sobre todo porque se mantiene la diferencia sobre un rival directo y se contin?a estando a una distancia relativamente amplia de los puestos de descenso.

DIARIO MONTA?ES
Publicado por Cerredo @ 7:18 | 0 Comentarios | Enviar

Comentarios

Añadir comentario